“Maté a 32 personas”: prófugo de Miami capturado en el Metro de Nueva York

Su ex jefe de 77 años fue hallado mutilado y en estado de descomposición en su apartamento
“Maté a 32 personas”: prófugo de Miami capturado en el Metro de Nueva York
Nicholas Brent Gibson (32), “Brent Savage”
Foto: Florida Department of Law Enforcement

Nicholas Brent Gibson, delincuente sexual detenido en el Metro de Nueva York como sospechoso del homicidio brutal de su jefe anciano en Miami, dijo ayer que había matado a 32 personas en total.

Gibson, de 32 años, hizo la afirmación cuando los alguaciles lo escoltaron hasta un auto que lo esperaba para extraditarlo de Manhattan a Miami.

Un periodista le preguntó al violador convicto, quien se apodó a sí mismo “Brent Savage” , si había asesinado a su jefe Erik Stocker (77) en Miami.

“Con mis propias manos”, afirmó Gibson, luciendo una serie de tatuajes faciales, incluida la palabra “Libertad”, escrita en inglés sobre su ceja derecha, detalló New York Post.

Dijo que usó una “espada grande” para matar a Stocker porque su víctima “quería irse”. Luego un reportero le preguntó a cuántas personas había matado Gibson. Tras una larga pausa, el ex convicto dijo fríamente: “32”.

Unos días después de su detención el 5 de mayo en el Lower East Side, Gibson dijo que había cometido otros asesinatos en Florida, California y Georgia desde 1999, cuando era un adolescente. 

Las autoridades dijeron que tenían pruebas físicas para corroborar la confesión de Gibson sobre el asesinato de Stocker, pero no están convencidas de que sus afirmaciones adicionales sean ciertas.

“Estamos evaluando la información que ha proporcionado”, dijo entonces en un comunicado el Departamento de Policía de Miami Beach.

Gibson es un delincuente sexual convicto por crímenes previos. Debido a sus varios tatuajes en el rostro, no fue difícil reconocerlo como el prófugo buscado por el homicidio a mediados de abril de Stocker, hallado mutilado y en estado de descomposición en su apartamento en Miami Beach.

Una fuente dijo que era una “escena inusualmente sangrienta”. Las autoridades  creen que Gibson había trabajado como asistente de salud para Stocker, y lo rastrearon hasta Manhattan.

Previamente Gibson fue condenado en Illinois por agresión sexual agravada en 2000 y pasó los siguientes siete años tras las rejas, según el diario Miami Herald.

En 2008, fue encerrado nuevamente por otros cuatro años por tener relaciones sexuales con una menor de edad. Además del crimen de Stocker, Gibson también era buscado por violar la libertad condicional al no registrarse como delincuente sexual.

Según lo muestran los registros judiciales, ha sido repetidamente arrestado en varias jurisdicciones por no registrarse.