Trump estudia aplicar la “Ley de Insurrección” para deportación masiva de inmigrantes

Trump busca formas de acelerar la expulsión de indocumentados
Trump estudia aplicar la “Ley de Insurrección” para deportación masiva de inmigrantes
Foto: ice.gov / Getty Images

Luego de que el presidente Donald Trump advirtiera este viernes a los inmigrantes indocumentados en EEUU que no se pongan cómodos porque serán deportados, llega un reporte sobre la posiblidad de que se aplique la “Ley de Insurrección” para la expulsión de indocumentados.

El portavoz de la Casa Blanca Hogan Gidley dijo a Fox News que el presidente estudia todas las posibilidades en referencia a la ley que invocaría para desplegar al ejército con el fin de deportar a inmigrantes indocumentados.

“No los hemos usado todos, y estamos buscando formas de proteger al pueblo estadounidense”, dijo Gidley durante una aparición en “Fox & Friends”

Según varios altos funcionarios de la administración, el presidente estudia invocar los “tremendos poderes” de la Ley de Insurrección para expulsar masivamente a inmigrantes indocumentados en EEUU, informó el medio conservador The Daily Caller.

Bajo la “Ley de Insurrección” de 1807, el presidente tiene la autoridad de usar a la Guardia Nacional y al ejército para combatir “la obstrucción ilegal o la rebelión” dentro de las fronteras de los Estados Unidos.

La ley fue invocada por última vez en 1992 por George HW Bush para sofocar los disturbios de Los Ángeles, y también fue utilizado por Eisenhower en 1957 para la desegregación escolar en el sur.

Sin embargo el uso de los poderes de la ley por parte de Trump enfrentaría grandes desafíos legales, apuntando a las demandas judiciales similares como las que enfrentó el veto migratorio contra países musulmanes, el cual la Corte Suprema le terminó dándole vía libre.

Además de la Ley de Insurrección, el presidente estaría considerando declarar el país completamente lleno, insistiendo en que Estados Unidos ya no puede manejar la afluencia masiva de inmigrantes indocumentados que llegan a diario a la frontera sur.

“Si toma un barco y tiene capacidad máxima para 1,000 personas, una persona más y el barco se va a derrumbar”, explicó un funcionario cercano al proceso en entrevista con el medio conservador. “El país está lleno”.

“Nuestros hospitales están llenos, nuestros centros de detención están llenos”, agregó.

Este jueves el presidente presentó un controveritdo plan migratorio que busca cerrar drásticamente la entrada a la inmigración familiar beneficiando a inmigrantes calificados, que hablen inglés y que sean profesionales.