Fiscales federales premian a Vicente Zambada, hijo del “Mayo”, tras testificar contra “El Chapo”

El narcotraficante también cooperó para perseguir a los Beltrán Leyva
Fiscales federales premian a Vicente Zambada, hijo del “Mayo”, tras testificar contra “El Chapo”
Zambada Niebla comenzó a cooperar con el Gobierno de EEUU en 2011.
Foto: Siedo / Especial

Luego de testificar en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en Nueva York, Vicente Zambada Niebla, alias “El Vicentillo”, logró un acuerdo con fiscales federales que llevan su caso en la Cortel Federal del Distrito Norte en Illinois, quienes sugirieron una sentencia máxima de 17 años de prisión, a pesar de todos sus delitos cometidos.

El argumento esgrimido en un documento de 23 páginas, John R. Laush Jr. y Erika L. Csicsila, fiscales auxiliares del Departamento de Justicia, afirman que la cooperación de Zambada Niebla fue “extraordinaria”, para el caso contra uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, ya que el otro sigue siendo su padre, Ismael “Mayo” Zambada.

“El Gobierno recomienda que la Corte imponga una sentencia de 17 años de prisión”, indican las conclusiones del documento enviado este lunes. “Esa sentencia equilibra la culpabilidad del acusado con su cooperación extraordinaria, y cumple con los objetivos establecidos en la Sección 3553 (a)”.

En la introducción del “Memorando de Sentencia” –marcado como el documento 671 del caso y con cuatro páginas selladas– enviado al juez Rubén Castillo se hace un recuento del proceso de investigación, detención y extradición (en 2010) de “El Vicentillo”, quien en 2011 comenzó a cooperar con las autoridades estadounidenses, dado su papel en el Cártel de Sinaloa, que también permitió ampliar indagatorias contra los Beltrán Leyva.

“La cooperación del acusado se ha dirigido a la dirección del Cartel de Sinaloa y uno de sus rivales, la Organización Beltran Leyva (“BLO”, en inlgés)… que culminó con cargos hacia docenas de objetivos de alto nivel y cientos de sus asociados en acusaciones en todo el país”, indican los fiscales. “El acusado ha proporcionado información consistente y verdadera al gobierno durante años, y más recientemente rindió testimonio en el juicio del líder del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera (“Chapo”) en Brooklyn, Nueva York”.

Es precisamente en la primera parte del documento donde los fiscales destacan que la cooperación de Zambada Niebla –detenido en 2009– “compensa” la sentencia sugerida.

El documento de 23 páginas tiene varios párrafos sellados. / IMAGEN: DOJ

Una historia de beneficios

La cooperación de “El Vicentillo” con autoridades se dio a conocer después de 2014, cuando se dio a conocer que un año antes, se había declarado culpable de “participar en una vasta conspiración de tráfico de estupefacientes”.

Ese año, los fiscales federales indicaron que el mexicano, ahora de 43 años, firmó un acuerdo por escrito que hizo público el 10 de abril de 2014.

Los 17 años máximos de sentencia –que se desconoce si serían adicionales a los que ya suma en prisión– son un periodo mínimo comparado con la cadena perpetua, el castigo máximo que enfrentaba, según el propio DOJ, además de una multa de $4 millones de dólares.

“Si el Gobierno determina en el momento de la sentencia que Zambada-Niebla ha continuado brindando una cooperación plena y veraz, como lo exige el acuerdo de culpabilidad, el Gobierno considerará una sentencia por debajo de la pauta federal”, indicó en su momento el DOJ.

El exmiembro del narcotráfico mexicano fue acusado por varios hechos ocurridos entre 1992 y 2008, al trabajar directamente bajo su padre, “Mayo” Zambada García, y su socio Guzmán Loera, para “transportar toneladas de cocaína desde Colombia a México, donde  fue contrabandeada a los Estados Unidos para su distribución en todo el país, incluyendo a Chicago”, indicaron las autoridades.

“El Vicentillo” era ubicado como el teniente superior y coordinador logístico de su padre y fue responsable de muchos aspectos de la
operaciones del cártel.

Durante su testimonio en la Corte de Brooklyn, Zambada Niebla fue cuestionado Eduardo Balarezo, uno de los abogados de Guzmán Loera, sobre la conveniencia de contribuir con el Gobierno estadounidense contra “El Chapo” y otros socios de la organización criminal a la que pertenecía, pero su padre siguiera libre.

Balarezo destacó que “El Mayo” había sido ubicado como líder del Cártel de Sinaloa desde los años setenta y cuestionó a su hijo si Guzmán Loera era líder de ese grupo criminal, ya que se le acusa por ello a pesar de que –a su decir– “El Mayo” es el verdadero dirigente.

“Sí es un líder. Otro, como mi padre“, reviró “El Vicentillo”, pero fue cuestionado sobre la “coincidencia” de que aliados de su padre y hasta sus hijos hayan sido detenidos, menos él.

“Los amigos de él no han tenido tanta suerte”, acotó Balarezo. “¡Qué le digo!”, respondió “El Vicentillo”. Él y sus hermanos Ismael Serafín y Jesús Reynaldo Zambada también están detenidos y están presos en México sin que haya señales de que vayan a ser extraditados a EEUU, pero su padre sigue libre y, tras el juicio de Guzmán Loera, varias narcomanta supuestamente firmadas por él buscan “hacer una limpia” en México.