Trump estaría sopesando un plan para negar asilo a inmigrantes en la frontera

Trump adelantó que este jueves o este viernes haría algo “muy drástico sobre la frontera”, su declaración “más grande” sobre la seguridad fronteriza

Trump estaría sopesando un plan para negar asilo a inmigrantes en la frontera
La medida supondría restringir el asilo a quien transite por un país que no es el suyo antes de llegar a EEUU.
Foto: GUILLERMO ARIAS/AFP/Getty Images

El presidente Donald Trump estaría sopesando un nuevo plan para negar el acceso al asilo a inmigrantes centroamericanos que cruzan la frontera sur sin autorización, en el marco de su recrudecimiento del combate contra la inmigración indocumentada.

Según la propuesta, reportada inicialmente por el diario Politico, las nuevas restricciones impedirían que los inmigrantes centroamericanos puedan solicitar asilo si han vivido en un país distinto al suyo, en este caso, México.

Así, efectivamente ninguno de los inmigrantes que emprende camino hacia el Norte desde Centroamérica podría entrar a Estados Unidos, según el plan, que con seguridad afrontará una prolongada batalla en los tribunales.

Citando fuentes anónimas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y de grupos conservadores, Politico indicó que el gobierno prohibirá que los inmigrantes soliciten asilo si han transitado por un tercer país antes de entrar a EEUU.

La Administración Trump suscribió un acuerdo con México, denominado “Quédate en México”, mediante el cual los solicitantes de asilo tenían que esperar en ese país la resolución de sus casos.

Noticias Telemundo no ha podido confirmar el plan con funcionarios de la Casa Blanca o del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que mantienen un hermetismo al respecto. Sin embargo, grupos que exigen restringir incluso la inmigración legal aparentemente han recibido información sobre la propuesta en ciernes.

En declaraciones a Noticias Telemundo, Ira Mehlman, un portavoz de la conservadora Federación para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR, por su sigla en inglés), dijo que su grupo ha estado implicado en negociaciones con la Casa Blanca sobre un “amplio rango de asuntos migratorios, incluyendo el abuso” en el proceso de asilo.

FAIR elogió el plan como una respuesta a lo que considera como un galopante abuso del sistema de asilo en Estados Unidos, a la vez que se protege a quienes “legítimamente huyen de la persecución política”.

Según FAIR, la Administración Trump y el Departamento de Estado han dejado en claro que las personas que temen por sus vidas y tienen casos de asilo válidos pueden solicitarlo en las embajadas o consulados de EEUU en sus países, “o en un tercer país donde no estén en peligro”.

“Lo que tenemos ahora es un abuso a gran escala de nuestro proceso de asilo, porque la gente entiende que al ingresar ilegalmente a EEUU y entregar una solicitud de miedo creíble quedarán en libertad, aún si su caso no tiene mérito”, aseguró la organización, que advirtió de un sistema “al borde del colapso”.

“La Administración hace lo correcto al tomar pasos para proteger tanto la integridad de nuestras leyes de inmigración y asilo, mientras resguardamos nuestra responsabilidad de proteger a quienes verdaderamente son perseguidos políticos”, puntualizó.

Las leyes internacionales y las leyes migratorias de EEUU, sin embargo, otorgan el derecho de todo migrante a solicitar asilo. Además, las leyes actuales permiten que los migrantes soliciten asilo desde terceros países.

Es decir, el Congreso es el único que podría reformar las leyes para robustecer el sistema actual. Por ello, la Administración Trump simultáneamente ha pedido desde 2017 que el Congreso cierre las “lagunas legales” que, a su juicio, se prestan al abuso de las leyes migratorias del país. La Administración Trump, por ejemplo, ha querido eliminar el llamado “Acuerdo Flores” de 1997, que rige el trato de menores no acompañados detenidos en la frontera. Como parte de ese acuerdo, los menores son trasladados a instalaciones menos estrictas, a cargo del Departamento de Salud y Recursos Humanos, y donde obtienen comida y atención médica, y tienen acceso a sus familias, entre otros requisitos.

La filtración del plan coincidió con una demanda colectiva entablada hoy por la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU) y el “Southern Poverty Law Center” contra la Administración Trump por retener en centros de detención a centenares de inmigrantes que solicitaron asilo en los puntos de entrada oficiales en la frontera.

Antes de emprender un viaje a Colorado, Trump adelantó que hoy o mañana haría algo “muy drástico sobre la frontera”.

El mandatario dijo que sería su declaración “más grande” sobre la seguridad fronteriza, pero negó que se trate de su perenne amenaza de cerrar por completo la frontera sur.

Se desconoce cuándo la Casa Blanca enviará la nueva propuesta migratoria al Congreso, donde el plan para la construcción del muro fronterizo también ha generado divisiones entre ambos partidos y dentro del Partido Republicano.