Fue despedido del trabajo por masturbarse ruidosamente en el baño de la oficina

Un hecho sin precedentes se ha presentado ante la corte de una ciudad canadiense, en donde tuvo lugar este insólito hecho

Los compañeros de oficina fueron los que se quejaron.
Los compañeros de oficina fueron los que se quejaron.
Foto: Shutterstock

Un empleado de una compañía aeroespacial que opera en el aeropuerto de Halifax, en Nueva Escocia, Canadá, puso una demanda en contra de la empresa, al considerar que fue despedido por una razón injusta: masturbarse en los baños de la oficina.

Resulta ser que este hombre perdió su trabajo luego de que algunos compañeros se quejaran con sus superiores de que en varias ocasiones lo habían escuchado masturbándose en los baños del trabajo, lo cual les causaba “vergüenza y angustia”.

Ante el juez que llevaba el caso se defendió argumentando que tenía un problema de adicción al sexo y por ende, esto podría ser considerado como una discapacidad. Además recibió el apoyo del sindicato de hombres, Unifor, el cual también trató de justificar su acción asegurando que el empleado nunca recibió una advertencia respecto a las quejas por parte de sus compañeros de trabajo.

Hasta el momento, el juez no ha podido dictar sentencia de este caso, ya que es algo sin precedentes.