Fiscalía de Nueva York investiga a gerentes por gran estafa con rentas estabilizadas

Se les acusa de aceptar $1.2 millones de dólares en sobornos

Fiscalía de Nueva York investiga a gerentes por gran estafa con rentas estabilizadas
Protestan para congelar el aumento de las rentas estabilizadas en NYC, abril 2019
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La procuradora general, Letitia James, presentó una queja en la Corte Suprema de Manhattan acusando al gerente David Drumheller de trabajar con un agente no identificado para sacar ilegalmente a cientos de apartamentos del programa de estabilización de alquileres mediante la fijación de precios con contratistas de construcción, mientras aceptaba unos $1.2 millones de dólares en sobornos.

“Sacar del mercado a cientos de apartamentos con alquiler estabilizado por esquemas ilegales es inmoral e inaceptable”, dijo James en un comunicado el jueves. “Mi oficina trabajará para volver a regular las unidades perdidas en este fraude y para asegurar que individuos como Drumheller ya no estén en posición de abusar del sistema de regulación de la renta“.

Mientras trabajaba en la firma de administración de propiedades “Newcastle Realty Services” en 2009, Drumheller supuestamente fabricó e infló los costos de las mejoras de los apartamentos individuales que los propietarios pueden transferir parcialmente a los inquilinos a través de alquileres más altos.

Drumheller calculó las cifras necesarias para empujar las unidades vacantes por encima del umbral en el que los propietarios pueden cobrar la renta a precio de mercado y utilizó varias tácticas para alcanzar esos números, según la denuncia.

Las tácticas incluían la creación de propuestas de trabajo que supuestamente provenían de una red de contratistas, y la falsificación de documentos, reportó amNY.

Hasta 2017 esta operación defraudó a los inquilinos con derecho a unidades reguladas, a los propietarios que pagaron en exceso las renovaciones y a quienes compraron edificios en Newcastle, que administra 2,500 apartamentos en toda la ciudad, detalló la queja.

En total, Drumheller y el agente están acusados ​​de recibir $1.2 millones de dólares en efectivo y otros beneficios, como $20 mil para un préstamo, pagos en cuentas de American Express y cuotas de “Elmwood Country Club”.

Un portavoz de Newcastle dijo que Drumheller y el agente no identificado fueron despedidos tan pronto como la compañía se enteró del supuesto fraude.

“Newcastle ha estado cooperando con el fiscal general durante más de un año”, dijo el portavoz Ronn Torossian en un comunicado.