En este hotel de República Dominicana han muerto tres turistas estadounidenses en menos de una semana

De manera extraoficial han atribuido los decesos a causas similares: problemas cardíacos y respiratorios

En este hotel de República Dominicana han muerto tres turistas estadounidenses en menos de una semana
Miranda Lynn Schaup-Werner tenía 41 años.
Foto: (Captura / Diario Libre)

Una turista, originaria de Allentown, Pennsylvania, falleció en un hotel de La Romana, en República Dominicana, cinco días antes que una pareja de visitantes también de Estados Unidos, fueran hallados sin vida en una habitación del mismo complejo vacacional.

Los parientes de Miranda Lynn Schaup-Werner, de 41 años, pidieron al Departamento de Estados de Estados Unidos que realice una investigación a fondo por la muerte de la mujer, reportada en el hotel Bahía Príncipe del complejo Turístico Playa Nueva Romana, en San Pedro de Macorís.

Schaup-Werner, que vacacionaba junto a su pareja Daniel Frank Werner, de 49 años, llegó a la hospedería el 25 de mayo, el mismo día que arribaron Eward Nathaniel Holmes y Cynthia Day – de 63 y 50 años, respectivamente, cuyas muertes también investigan las autoridades en Dominicana.

Schaup-Werner celebraba con su pareja el noveno aniversario de matrimonio.

La mujer falleció el mismo día de su ingreso al lugar.

El esposo relató que a eso de las 7:30 p.m., Schaup-Werner se tomaba fotos en el balcón de la habitación y lo llamó para decirle que se sentía mal. De inmediato, fue a buscar ayuda.

Los paramédicos del hotel, le dieron los primeros auxilios, pero la turista falleció en el lugar. El cuerpo fue trasladado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), de la capital, para fines de autopsia.

La psicoterapeuta disfrutó de una bebida en el minibar del hotel antes del deceso, dijo Jay MacDonald, portavoz de la familia.

“En un momento, estaba sentada allí sonriendo alegremente y tomando fotos, y al momento siguiente sintió un dolor agudo y llamó a Dan y se derrumbó”, detalló MacDonald a PIX 11.

Preliminarmente, el hotel atribuyó el fallecimiento de Schaupp-Werner, a una insuficiencia respiratoria y edema pulmonar. Una hipotesis similar fue la que ofreció la hospedería de manera extraoficial sobre la muerte de los otros dos turistas.

En el caso de MacDonald, la mujer tenía problemas cardíacos desde hacía 15 años.