Instan a la Legislatura de Nueva York a aprobar Ley de Ayuda Médica para Morir

NUEVA YORK.- En Maine y Nueva Jersey se aprobó recientemente una legislación para permitir la muerte asistida y en Nueva York, se busca que la legislatura estatal apruebe una ley similar.

La Ley de Ayuda Médica para Morir de Nueva York (A.2694 / S.3947) permitiría a los adultos con una enfermedad terminal que tengan expectativas de vida de entre seis meses o menos, tener la opción de solicitar una receta médica para un medicamento que pueden decidir tomar por sí mismos, si su sufrimiento se vuelve insoportable y así morir pacíficamente mientras duermen.

“Los neoyorquinos con enfermedades terminales merecen tener la misma opción de acabar pacíficamente con el sufrimiento innecesario que los residentes de Maine y Nueva Jersey tienen”, dijo Kim Callinan, directora ejecutiva de la organización Compassion & Choices.

Callinan, que es nacida en Queens, exhortó a los legisladores de Nueva York a aprobar este proyecto de ley antes de que finalice el periodo de sesiones.

“Las personas que se están muriendo no pueden darse el lujo de seguir soportando deliberaciones interminables”, insistió la activista.

Los votantes del estado de Nueva York apoyan la asistencia médica para morir como una opción de cuidado al final de la vida por un margen de más de 2-1 (63% frente a 29%), según una encuesta de la Universidad Quinnipiac de 2018.  

“Las recientes muertes de simpatizantes al proyecto de muerte asistida, como la de Miguel Carrasquillo, la cineasta Barbara Hammer y la abogada Bernadette Hoppe, de Buffalo, que sufrieron innecesariamente porque no tenían esta opción, demuestran claramente que no hay un problema más urgente para los neoyorquinos con enfermedades terminales que la aprobación de este proyecto de ley”, dijo Corinne Carey, directora de la campaña de Compassion & Choices New York.

Los hispanos a nivel nacional, apoyan en forma arrolladora a las medidas de ayuda médica para morir para los adultos con enfermedades terminales, para que no tengan que sufrir innecesariamente al final de vida.

La necesidad de leyes de ayuda médica para morir fue evidente en la muerte de Miguel Carrasquillo, un neoyorquino de 35 años que padecía de cáncer cerebral. Antes de su muerte el 5 junio de 2016, el ex chef grabó videos bilingües en español e inglés para instar a los latinos a apoyar la legislación de ayuda médica para morir. Trágicamente, Miguel murió sin esta opción para terminar con su dolorosa agonía porque no estaba autorizada en su natal Puerto Rico, donde se mudó al final de su vida, para que su madre pudiera cuidar de él.

Gracias al apoyo de latinos como Miguel Carrasquillo, la legendaria activista Dolores Huerta, el actor de Hollywood Mauricio Ochmann; así como Dan Díaz, esposo de la fallecida Brittany Maynard, quien fue defensora de la ayuda médica para morir, hoy día el  69 por ciento de los latinos, apoyan la ayuda médica para morir.

Los médicos de Nueva York apoyan la ayuda médica para morir como una opción de cuidado al final de la vida por un margen de 30 puntos (56% frente a 26), según una encuesta de 2018 WebMD / Medscape. Además, la Academia de Médicos de Familia del Estado de Nueva York ha respaldado la asistencia médica para morir.

Casi 70 millones de estadounidenses viven en estas jurisdicciones, más de un quinto (22%) de la población del país.