“Él es el Diablo”, la descripción que la defensa de “El Chapo” integra a polémica por fallas del jurado

Abogados de Guzmán Loera presionan al juez Cogan para que permita un nuevo juicio
“Él es el Diablo”, la descripción que la defensa de “El Chapo” integra a polémica por fallas del jurado
La sentencia de Guzmán Loera está marcada para el 25 de junio.
Foto: LFREDO ESTRELLA/AFP / Getty Images

NUEVA YORK – La defensa de Joaquín “El chapo” Guzmán Loera presiona al juez Brian Cogan para que permita, por lo menos, que su cliente tenga una audiencia para cuestionar al jurado sobre la desobediencia de las reglas del juicio que pudieron afectar el caso contra el líder del Cártel de Sinaloa.

En un documento enviado por los abogados Marc Fernich y Jeffrey Lichtman se exponen seis momentos en que consideran que las ocho mujeres y cuatro hombres –que declararon culpable a Guzmán Loera– cometieron alguna falta que pudo perjudicar a “El Chapo”.

Incluso la defensa hace una sátira de los argumentos de los representantes del Gobierno sobre la forma en que describen a Guzmán Loera al defender la evidencia en su contra, al llamarlo “uno de los peores criminales del mundo”.

“En otras palabras, el daño extrínseco a este acusado es legal y de hecho imposible; es funcionalmente inmune a los daños, esencialmente a prueba de prejuicios”, cuestiona la defensa. “¿El Chapo planeó el asesinato de JFK? ¿Y qué? Él es el Diablo. ¿El Chapo organizó los ataques del 9/11? Vaya cosa. La evidencia del Gobierno fue aplastante”.

La réplica en 37 página es una respuesta al documento de 99 páginas que el fiscal federal del Distrito Este, Richard Donoghue; el Jefe de la Sección de Estupefacientes y Drogas Peligrosas de la División Criminal Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Arthur Wyatt, y la fiscal del Distrito Sur de Florida, Ariana Fajardo Orshan, enviaron al juez Cogan para negar un nuevo juicio a Guzmán Loera.

Los defensores inician la lista de las fallas del jurado con la desobediencia de la menos cinco miembros de revisar redes sociales de periodistas para leer del caso, así como buscar otra información en internet, algo que el juez Cogan les prohibía cada que había un receso en la Corte Federal del Distrito Este con sede en Brooklyn.

También se les pidió no discutir el caso antes de las deliberaciones, lo cual ocurrió, según la defensa.

El tercer aspecto es el daño que, afirman, causó revelar un documento que había estado sellado donde se describe que Guzmán Loera –según su exsocio Alex Cifuentes— compró a menores de hasta 13 años para drogarlas y tener sexo con ellas.

“Los jurados deliberantes y dos suplentes sabían y ‘hablaron sobre’ las ‘acusaciones de violación de menores’, calificándolas de ‘repugnantes'”, acusó la defensa, algo que pudo afectar a su cliente al momento de determinar su estatus de culpable.

Otro momento que destaca es que el jurado supuestamente supo –por medio del Twitter del periodista de VICE News, Keegan Hamilton— que el juez preguntaría si habrían leído aquella historia, aspecto que los predispuso al responder llegado el momento.

Los argumentos siguen con la afirmación de que un supuesto amorío del abogado Lichtman –uno de los defensores de “El Chapo”– con una de sus clientas, revelado por la prensa tuvo un impacto negativo contra el mexicano.

La defensa considera que los deliberantes también cometieron falla al “guardar numerosas notas del juicio”, lo que iba “en contra de las instrucciones”.

En su respuesta a la petición original de la defensa, los fiscales federales consideraron que no había indicios de que el jurado hubiera mentido para ocultar cualquier sesgo en detrimento de Guzmán Loera.

“Por lo tanto, incluso si las acusaciones en el artículo de VICE News son verdaderas, el tribunal aún debe negar la moción del acusado de un nuevo juicio sin una audiencia probatoria“, indicaron a finales de abril.

En sus conclusiones de réplica, los abogados de “El Chapo” consideran que su cliente merece respuestas sobre las faltas descritas, ya que de lo contrario generaría cuestionamientos a procesos judiciales.

“Joaquín Guzmán merece una audiencia probatoria y un posible nuevo juicio”, afirman. “Como mínimo, su moción no se puede negar… al menos no sin crear un aura perniciosa de injusticia cuyas ondulaciones durarán por mucho tiempo y superarán con creces este caso transitorio”.

El juez Cogan marcó el 25 de junio como el día que dará sentencia a Guzmán Loera, pero la siguiente semana podría dar respuesta a la moción de la defensa sobre el nuevo juicio.