Indocumentados cuentan los días para tener licencias en diciembre

Para tramitar el permiso estándar, la nueva ley ordena al Departamento de Motores y Vehículos (DMV) no exigir papeles migratorios, ni compartir datos con agencias federales y mantiene otros requisitos actuales

El ecuatoriano Fausto Jimenez, se confiesa feliz por la ley de licencias de manejo para indocumentados
El ecuatoriano Fausto Jimenez, se confiesa feliz por la ley de licencias de manejo para indocumentados
Foto: Edwin Martinez / El Diario

Han pasado menos de 24 horas desde que concluyó la acalorada votación con la que el Senado de Nueva York aprobó la ley que autoriza a personas indocumentadas el derecho a tramitar licencias de conducción en el estado. Tras pocas horas de sueño, y mucha emoción por la jornada legislativa, con la que la ley pasó con 33 votos a favor y 29 en contra, los beneficiarios de la nueva norma solo están contando que pasen rápido los 180 días que ordena el articulado para que el próximo diciembre entre en vigencia y puedan iniciar sus trámites.

Así lo confesó el ecuatoriano Fausto Jiménez, quien con una sonrisa de oreja a oreja, y las ojeras que le dejaron semanas de tensión, siguiendo el debate en Albany, aseguró que por fin podrá conducir sin miedo.

Ya puedo respirar libre. Yo tengo 22 años aquí y solo los que están en mi situación saben la agonía que uno siempre tiene cuando maneja sin licencia, pues no tenía otra opción por mi trabajo”, aseguró el carpintero, quien se moviliza en una vieja Toyota, y quien con la buena nueva confesó que ya tiene dos sueños en mente. “Cuando saque mi licencia en diciembre voy a comprar una Ford 150 de doble transmisión para cargar más fácilmente mis herramientas y luego quiero irme de viaje manejando hasta Miami, con mi esposa y mis dos hijos, sin sentir tanto miedo”.

El inmigrante es uno de los más de 265,000 indocumentados que se estima se beneficiarán obteniendo permisos de manejo en el Estado, en los próximos tres años.

La mexicana Patricia Rivera, quien apenas el mes pasado vivió un susto enorme cuando sufrió un choque en Queens, mientras manejaba con sus tres pequeñas abordo, mencionó que ahora ya sus nervios estarán más controlados.

“Con esta ley ya puedo sentirme más tranquila de salir y sé que si pasa algo no voy a estar en ningún riesgo con autoridades federales y puedo movilizar mejor a mis niñas”, aseguró la trabajadora de limpieza, confesando que aunque el incidente en que se vio envuelta no pasó a mayores, sintió que podía meterla en problemas y estar separada de sus hijas.

Yaritza Méndez, activista de la organización Make the Road NY, mencionó que ahora es necesario iniciar un proceso para educar a los inmigrantes que deseen solicitar la licencia sobre los requisitos que necesitarán presentar ante el Departamento de Motores y Vehículos (DMV), agencia encargada de procesar los permisos de manejo. La joven se mostró emocionada con el logro y advirtió que hay que informarse.

Yaritza Mendez en la conferencia de prensa sobre licencias de manejo a indocumentados

“Este es un momento histórico, porque la ley que ya firmó el gobernador lo que dice es que todas las personas del estado van a tener acceso a las licencias y con ello estamos sacando a 265,000 personas de las sombras”, dijo la organizadora comunitaria.

La activista, quien estuvo involucrada de manera muy activa en la lucha por los permisos de manejo, aprovechó para aclarar que muchas de las preocupaciones que manifestaron inmigrantes y hasta el propio gobernador Andrew Cuomo, en el sentido de que la información de los conductores indocumentados que tramiten sus permisos de manejo dada al Departamento de  Vehículos de Motor pudiera terminar eventualmente en manos del gobierno federal o ‘la Migra’, no deben existir.

“La manera como está escrita la ley brinda protecciones de confidencialidad que no van a poner en riesgo a nuestras comunidades”, dijo la activista, quien agregó que hay una orden para que el Departamento de Motores y Vehículos no haga diferenciación entre los solicitantes de las licencias y solamente con una orden de un juez, en casos extremos, pudieran entregar datos.

El senador Luis Sepúlveda, auspiciador de la ley, aseguró que la norma cuenta con amplias protecciones necesarias para los indocumentados, que fueron consignadas y detalladas en el articulado y advirtió que las otras reglas generales para solicitantes con documentos se mantienen intactas. Al mismo tiempo dijo que ese permiso de manejo no puede ser usado como documento electoral, por ende quienes lo tengan no pueden votar, temor manifestado por algunos legisladores.

“La entidad (DMV) no deberá utilizar dichos registros ni divulgar tales registros o información a ninguna agencia que principalmente aplique la ley de inmigración o a cualquier empleado o agente de dicha agencia, a menos que dicha divulgación sea de conformidad con acuerdos entre agencias municipales, estatales y federales que no hagan cumplir la ley de inmigración”, asegura una disposición de la llamada ley “Green Light”.

Y sobre el tema de los requisitos para los inmigrantes sin documentos migratorios que deseen tramitar las licencias, la ley advierte que “el solicitante deberá cumplir los requisitos de edad, (16 o más), capacidad de manejo y prueba de identidad”, así como pagar los costos de trámite, que se estiman entre $75 y $120 dólares, obtener primero un permiso de aprendizaje y haber aprobado el examen obligatorio de conocimientos sobre señales de tránsito y normas de manejo. De igual manera una prueba de dirección, dato que quedará inscrito en las licencias y su deseo de ser o no donante de órganos.

“La tarifa por su primera licencia o permiso de conducir del Estado de Nueva York, o una nueva licencia o permiso después de una revocación, depende de su edad cuando solicite y dónde vive”, asegura el DMV.

Licencias de manejo a indocumentados va a beneficiar a unos 265,000 solicitantes

Los documentos que deberán presentarse junto a la aplicación MV 44, completamente diligenciada, son un pasaporte extranjero vigente, una identificación consular válida vigente, un documento expedido por un consulado del país de ciudadanía del solicitante, o una licencia de manejo extranjera válida, que incluya una fotografía. Además, una declaración juramentada de que al solicitante no le han emitido un número de seguro social.

La ley advierte también que el no presentar pruebas de residencia o ciudadanía o estatus migratorio “no pueden ser la base para investigar, arrestar o detener a una persona”, cuando conduzca.

El tipo de licencia al que la ley permite a las personas indocumentadas aplicar es la conocida como estándar, y advierte que no es para fines federales.

Por cuestiones de legislaciones federales, a partir de octubre del 2020, las licencias de manejo en el estado tendrán tres categorías: standard, que solo puede ser usada para manejar y no para abordar vuelos, Real ID, para la que es necesario presentar documentos migratorios de residencia y que permitirá tomar vuelos domésticos y la llamada “Enhanced” (mejorada), para la que hay que demostrar documentos de ciudadanía y permite hacer cruces fronterizos a México y Canadá.

Y aunque la noticia de la aprobación de las licencias, que además generará más de $57 millones de ingresos al estado y los municipios, alegró a otros beneficiarios como Silvia Bravo, quien hasta ahora no se había atrevido a manejar sin permisos y espera tramitar su pase de manejo en diciembre, también generó muchas críticas.

El senador estatal Robert Ortt, uno de los mayores opositores a la nueva norma, calificó el acceso de indocumentados a permisos de manejo como “una bofetada a quienes siguen la ley” y agregó que con ello la Legislatura envía el mensaje de que “aquellos que violan las leyes son premiados”.

El legislador, junto a otro grupo de senadores que votaron en contra, entre ellas la senadora latina Mónica Martínez (hecho que fue mal recibido por colegas demócratas), lanzaron mensajes muy del corte del presidente Donald Trump contra los indocumentados. Incluso algunos usaron palabras como “criminales”, acusaciones defendidas por otros políticos como la senadora Roxanne Persaud, quien tachó de hipócritas a quienes no apoyaron el proyecto.

La mexicana Patricia Rivera es una de las beneficiadas con la nueva ley

“Esa gente que ustedes llaman criminales, son los que ustedes invitan los sábados a que les limpien sus casas, los que preparan su comida, a los que muchos no se asustan de levantarlos en las esquinas para que trabajen como jornaleros”, dijo la senadora. “La verdad no sé de qué se asustan. Aquel que diga que el que va a pedir licencia de manejo es un criminal, primero debería mirarse en el espejo”.

Datos sobre las licencias para todos

  • 180 días para que la ley entre en efecto
  • En diciembre el DMV empezará a tramitar las solicitudes
  • Las personas indocumentadas necesitarán aplicar por la licencia estándar, que tiene gran parte de la población
  • Es necesario llenar la aplicación MV-44
  • Es necesario presentar prueba de domicilio, y demostrar más de 90 días viviendo en el estado
  • Los documentos válidos para probar identidad y edad pueden ser pasaportes vigentes expedidos por consulados y países de origen, licencias de países vigentes, certificados de nacimiento, matrículas consulares
  • Todos los solicitantes primerizos deberán solicitar un permiso de aprendiz en la oficina del DMV y tomar el examen escrito
  • Los interesados pueden prepararse leyendo el Manual del conductor del estado de Nueva York y tomando exámenes de práctica
  • Es necesario estudiar el Manual del conductor del estado de Nueva York y tomar las pruebas prácticas
  • Las pruebas de permiso de manejo están disponibles en 14 idiomas, incluyendo español
  • Para aprobar el examen se debe responder satisfactoriamente al menos 14 de las 20 preguntas de opción múltiple
  • El costo de la licencia estará entre $75 y $120, dependiendo la localidad donde se solicite.
La ecuatoriana Silvia Bravo dice que ahora desea comprar carro y pasear con su hijita de 9.