AMLO logra apoyo internacional para Plan de Desarrollo en Centroamérica que comienza en El Salvador

Arranca este jueves la estrategia para reducir la inmigración hacia EEUU
AMLO logra apoyo internacional para Plan de Desarrollo en Centroamérica que comienza en El Salvador
El canciller Marcelo Ebrard (derecha) ha liderado las negociaciones del Plan impulsado por el presidente López Obrador.
Foto: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images

NUEVA YORK – La Unión Europea apoyará al Gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para implementar el Plan Integral de Desarrollo para el Triángulo Norte en Centroamérica, que beneficiará principalmente a El Salvador, Guatemala y Honduras, así como al sur de México.

“Los principales objetivos del plan, como la promoción del crecimiento inclusivo a través del desarrollo económico, la cohesión social y la sostenibilidad ambiental, están totalmente en línea con las acciones y prioridades de la Unión Europea para la región”, apuntó la vocera de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Christina Wunder de la UE.

Agregó que es una “excelente oportunidad” para mejorar la cooperación bilateral y regional.

“La Unión Europea está lista para apoyar a México y los países de América Central en el desarrollo de acciones en las áreas cubiertas por el Plan de Desarrollo Integral”, indicó la representante.

El pronunciamiento se dio casi a la par con el anuncio del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, de apoyar el proyecto impulsado por el presidente mexicano en acuerdo con el Gobierno del presidente Donald Trump, que a finales 2018 afirmó que invertiría en los programas de desarrollo.

“El Plan… refleja los esfuerzos encabezados por los Estados Unidos Mexicanos para responder a las causas fundamentales de la movilidad humana en Centroamérica y para garantizar el acceso al asilo para las personas que necesitan protección internacional”, afirmó Guterres.

La ONU participará a través de varias agencias junto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

“Las Naciones Unidas reiteran su compromiso para apoyar la acción de todas sus agencias, fondos y programas para asegurar la implementación del Plan en estrecha colaboración con los cuatro países involucrados”, indicó en un comunicado tras una reunión con el canciller mexicano Marcelo Ebrard en el edificio del organismo en Nueva York.

Alemania se había sumado desde finales de mayo pasado al proyecto, durante una visita del canciller Ebrard a por invitación de la ministro Federal de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, a la Conferencia Ministerial sobre América Latina y el Caribe celebrada en Berlín.

También España y Chile respaldan el Plan y coordinarán esfuerzos de acuerdo a una ruta crítica que marque los países que lideran su implementación, que comenzaría este jueves con un banderazo de los presidentes mexicano López Obrador y de El Salvador, Nayb Bukele.

El propio Bukele compartió que partía a México y aunque no precisó el motivo, las autoridades mexicanas indicaban el arranque del Plan para ayudar a enfrentar la delincuencia en la región y ofrecer opciones de empleo, a fin de reducir la inmigración de indocumentados hacia Estados Unidos.

La implementación del Plan se aceleró en el marco de la presión del presidente Trump a México –al que amenazó con aranceles del 15 al 25%– para detener la inmigración de indocumentados centroamericanos a Estados Unidos.

A mediados de diciembre, la Administración Trump destacó el esfuerzo del nuevo Gobierno mexicano.

“Los Estados Unidos y México se comprometen a fortalecer y ampliar la cooperación bilateral para fomentar el desarrollo y aumentar la inversión en el sur de México y en América Central para crear una zona de prosperidad”, indicó el Departamento de Justicia. “Los Estados Unidos acogen con satisfacción el Plan de Desarrollo Integral lanzado por el Gobierno de México en concordancia con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para promover estos objetivos”.

Se busca que haya inversiones de hasta $30,000 millones de dólares en un proyecto multianual en la región y en aquella ocasión la Administración Trump indicó que destinará $5,800 millones de dólares en “apoyo de las reformas institucionales, el desarrollo y el crecimiento económico en el Triángulo del Norte”, recursos que saldrán de fuentes públicas y privadas.