Era inmigrante la militar asesinada a golpes y sus bebés ahogados; su novio intentó suicidarse

Los cuerpos de la madre y los pequeños fueron encontrados en la vivienda en Staten Island
Era inmigrante la militar asesinada a golpes y sus bebés ahogados; su novio intentó suicidarse
Alla Ausheva rindió juramente como ciudadana de EEUU en una ceremonia en la Casa Blanca.
Foto: YouTube

La militar miembro de la Guardia Nacional Aérea, nacida en Rusia, fue asesinada a golpes, y sus hijos pequeños se ahogaron en su casa de Staten Island el sábado por la mañana.

Así fue que terminó el Sueño Americano de Alla Ausheva, de 36 años, cuyo esposo, Shane Walker, de 36 años, es el presunto responsable de los homicidios e intentó suicidarse desde el puente Verrazano.

El New York Post informó que Ausheva se naturalizó como estadounidense hace siete años y recibió la bienvenida del presidente Barack Obama, en una ceremonia en la Casa Blanca.

Walker, quien también forma parte de la Fuerza Aérea, fue visto en un video que arribó a la casa de de la familia de dos pisos y entró en su auto, aparentemente ebrio, poco después de la masacre, dijeron fuentes policiales.

Ahora se presume que mató a su novia, Alla Ausheva, y a sus hijos, Ivan, de 2 y Elia, a 3. Ella fue encontrada boca abajo en una cama con trauma severo en la cara y la cabeza.

Los niños parecían haberse ahogado en la bañera, dijeron las fuentes al Post.

La pareja estaba desplegada en el campo militar de Fort Hamilton de Brooklyn.

“Era una persona hermosa”, dijo un perturbado amigo sobre ella, a quien los vecinos la recordaban esperando un autobús expreso, a veces con uniforme, dijeron los vecinos.

A Walker los levantaron policías poco antes de que intentara suicidarse alrededor de las 7:30 am, en el puente Verrazano-Narrows Bridge.

Los oficiales lo llevaron al Centro Médico Maimonides para su evaluación.

Tres horas más tarde el cuerpo de Ausheva fue descubierto por uno de los supervisores de Ausheva, quien recibió un reporte de que algo ocurría en su vivienda.

“Es una tragedia. Ella no se lo merecía. Sinceramente, no hay palabras”, dijo sin querer proporcionar su nombre.