Conoce a Verónica Flores, la conejita Playboy consentida de los mexicanos

Vero ha mostrado sus curvas cuatro veces en la famosa revista
Conoce a Verónica Flores, la conejita Playboy consentida de los mexicanos
Verónica Flores
Foto: Instagram, Verónica Flores

Los atributos de Verónica Flores ha dejado muy buenos recuerdos en sus fans, tanto que se ha convertido en una de las modelos mexicanas de Playboy México más queridas.

Decenas de beldades aztecas han aparecido en la portada del almanaque del conejito, sin embargo la originaria de León, Guanajuato, está agradecida con los fans que la siguen, pues sabe que tiene un lugar en sus corazones.

Que la gente se acuerde de ti, le tenga cariño a tu trabajo y no pase desapercibido conforme pasa el tiempo, eso es increíble, me encanta, estoy muy agradecida con ese hecho en específico“, dijo para Agencia Reforma.

View this post on Instagram

Unicorns are Real! 🦄💕 #unicorn #sunday #shooting @erickvelaz_

A post shared by Verónica Flores (@yo.soy.veronica) on

La también diseñadora ambiental fue Playmate el pasado mes de mayo y confesó que para su sesión de fotos ella aportó varias ideas de cómo quería aparecer.

“Ahora sí metí mano, yo tuve la inspiración en la modelo Dita Von Teese, que es súper sensual, pero elegante; yo traía esa idea y pensaba que ojalá tenga esa esencia porque refleja parte de mi personalidad, me tomaron en cuenta y se planeó todo el set”, agregó.

View this post on Instagram

HAPPY WEEKEND!

A post shared by Verónica Flores (@yo.soy.veronica) on

Vero ha aparecido cuatro veces en la revista y recordó que nunca se ha puesto nerviosa por mostrarse sin ropa, aunque ahora ya se cuida más en otros aspectos.

Realmente no me puse nerviosa ni siquiera la primera vez, me sentí como pez en el agua y ahorita es más como un poquito más de régimen.

“He aprendido ciertas cosas: un poquito más de técnica, conocer al fotógrafo, ver de dónde viene la luz, ha evolucionado esa parte en mí y no ser tan antojada y no comer tan mal, hacer más ejercicio”, finalizó.

POR: Elizabeth García