Con más de 2 mil cámaras, Nueva York tendrá la mayor red de control de velocidad vial en EEUU

Críticos denuncian "trampa" para recaudar dinero por multas

Con más de 2 mil cámaras, Nueva York tendrá la mayor red de control de velocidad vial en EEUU
El programa será extendido a todo tipo de vías concurridas, más allá de las escuelas
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

2019 ha sido un año nefasto por la cantidad de muertes en accidentes viales en NYC y como medida para prevenir más tragedias la ciudad ratifica una gran expansión de las cámaras de velocidad, en cantidad y ubicación.

La alcaldía anunció que la medida, que busca cumplir los límites de velocidad y mejorar la seguridad en general, ya no se limitará a zonas escolares, sino será extendida a todo tipo de vías concurridas, en casi todos los vecindarios de la ciudad, informó The New York Times.

El plan creará la red más grande de cámaras de velocidad automatizadas de la nación, con más de 2 mil, cubriendo 750 zonas.

“Significará que usted tendrá que conducir a una velocidad segura en Nueva York, donde nuestros conciudadanos caminan, van en bicicleta y usan las calles”, dijo la comisionada de transporte, Polly Trottenberg.

Pero los críticos dicen que se está utilizando la seguridad como una fachada para “vigilar con fines de lucro”. Las cámaras que capturan un vehículo que se desplaza a más de 10 millas por hora (mph) por encima del límite pueden generarle a la ciudad $50 dólares a través de una multa enviada por correo al propietario del vehículo.

“La ciudad de Nueva York sólo se convertirá en una gran trampa de velocidad”, dijo Shelia Dunn, de la Asociación Nacional de Automovilistas (NMA), un grupo de defensa popular que se opone a las cámaras. “Hacer que todas las calles de Nueva York se conviertan en una zona de velocidad escolar no protegerá realmente a las personas”, afirmó.

La medida es parte del  conocido plan “Vision Cero” del alcalde Bill de Blasio para disminuir los accidentes.

Hasta finales de abril, las muertes por accidentes viales ya habían subido 30% con respecto al mismo período el año pasado. Ello promedia un fallecido cada dos días.