Demandan al gobernador Cuomo por firmar ley de licencias a indocumentados

Secretario del condado Erie alega que la mueva legislación estatal lo obligará a desafiar la Ley federal de Inmigración

En Nueva York no todos están satisfechos con la aprobación de la nueva ley que permite a cualquier residente del estado, sin importar su estatus migratorio, aplicar por una licencia de conducir. Y uno de los que más se ha opuesto a la medida, es el secretario del condado Erie, Mickey Kearns, quien presentó una demanda judicial en contra del gobernador Andrew Cuomo por firmar la legislación conocida como ‘Green Light’ (Luz Verde).

Así lo dio a conocer la oficina del Kearns, al informar que la medida legal contra el mandatario neoyorquino también incluye a la fiscal general del estado Letitia James y al comisionado del Departamento de Vehículos Motorizados Mark Schroeder, y fue introducida en el Tribunal del Distrito Oeste de los Estados Unidos en Buffalo, alegando que la nueva ley estatal obligará a los condados a desobedecer la Ley federa de Inmigración.

La controversial Ley ‘Green Light’ fue aprobada por el Senado estatal el pasado junio con 33 votos a favor y 29 en contra, luego de varios intentos para que fuera votada por la Cámara Alta luego que pasara varias veces en la Asamblea. Y tras su votación, el día 19 fue convertida en ley estatal tras la estampa de la firma de Cuomo.

El punto principal de la demanda indica que Kearns, como secretario del condado de Erie, localidad que incluye ciudades al norte del estado como Bufallo y Niagara Falls, al tener que cumplir con la ley estatal se vería obligado a desafiar las leyes federales. Y si se negara a hacer eso, corre el riesgo de ser despedido de su cargo por el Gobernador.

“Como secretario del condado de Erie, el Sr. Kearns debe cumplir con nuestra Ley de ‘Green Light’. Si no lo hace, corre el riesgo de ser amonestado o incluso destituido del cargo, o ambos, por parte del gobernador Cuomo, la fiscal general James y / o el comisionado Schroeder”, indican los documentos introducidos en la corte.

La demanda afirma que además de poner a Kearns, quien es un demócrata, “entre la espada y la pared”, la ley estatal es inconstitucional porque lo obliga a ocultar registros e información a las autoridades federales de inmigración.

“El Sr. Kearns enfrenta la amenaza creíble de un proceso penal por parte de las autoridades federales, y por lo tanto no puede cumplir con sus obligaciones bajo la ley de Nueva York sin violar la Ley federal de Inmigración, y viceversa”.

Y estos intentos legales del secretario del condado de Erie, y de otros para bloquear la Ley Luz Verde, también provocaron la reacción del presidente de la Asamblea estatal Carl E. Heastie, quien indicó que “son miopes y simplemente erróneos. La histórica legislación aprobada por la legislatura este año y firmada como ley por el gobernador Cuomo promueve la seguridad pública, protege la economía de nuestro estado y garantiza que todos los neoyorquinos puedan integrarse en su comunidad y cuidar de su familia”.

El líder de la Cámara Baja en Albany insistió que esa ley incluye “importantes protecciones de privacidad que todos los conductores de Nueva York deben disfrutar y no pueden utilizarse como una herramienta para que el Gobierno federal tenga como objetivo a las familias inmigrantes. Específicamente, a menos que haya una orden o mandato judicial, prohíbe que el Departamento de Vehículos de Motor del Estado de Nueva York comparta los datos, incluyendo las fotos de la licencia, con cualquier agencia local, estatal o federal que haga cumplir principalmente la ley de inmigración y prohíbe que se utilicen los datos para cualquier propósito de inmigración civil”.

Inmigrantes responden a la demanda

Ninguno de los afectados por la querella judicial, Cuomo, James y Schroeder, habían respondido a la demanda este martes. Los tres tienen 21 días para acatar la citación para comparecer ante el tribunal.

Pero los que sí salieron en defensa de la Ley Luz Verde fueron las organizaciones pro inmigrantes, para quienes la aprobación de esa legislación fue un gran triunfo luego de años impulsando su votación en la Legislatura en Albany.

Javier H. Valdés, co-director Ejecutivo de Make the Road New York (MRNY), indicó en un comunicado que este es solo “otro intento vergonzoso, sin fundamento en la ley, para evitar que todos los neoyorquinos calificados tengan acceso a las licencias de conducir. Sabemos, y la Fiscal General lo ha reafirmado, que la Ley Green Light es constitucional y no viola Ley federal. Confiamos en que esta frívola demanda fracasará, y no seremos intimidados por esta táctica de miedo”.

El líder de la organización que cuenta con más de 23,000 miembros, una gran mayoría hispanos, agregó que MRNY continuará trabajando “para asegurar la implementación exitosa de la Ley Luz Verde, que traerá enormes beneficios a las comunidades en todo el estado al impulsar la economía, hacer que los caminos sean más seguros y mantener a las familias unidas”.