Así son los minutos de agonía de un bebé desatendido dentro de un auto

Un golpe de calor puede ser fatal para los menores de cuatro años

Así son los minutos de agonía de un bebé desatendido dentro de un auto
Un bebé nunca debe permanecer solo en el auto.
Foto: Shutterstock

Los bebés asfixiados en el interior de un auto son algo tristemente común en Estados Unidos, especialmente cada verano. Las distracciones, el estrés y las ocupaciones de la vida diaria pueden abstraer tanto a los padres que una visita al supermercado, un cambio de ruta o un olvido pueden desencadenar una tragedia. El caso de Juan Rodríguez, el hispano que olvidó a sus gemelos en el auto y los dejó durante horas en un estacionamiento, ha cimbrado a la sociedad al culminar con la muerte de los pequeños.

Los minutos de agonía de un bebé desatendido dentro de un auto, pueden ser sólo 20 antes de que el cuerpo del pequeño sufra un daño irreparable. Es por ello que NUNCA debemos dejar a un bebé desatendido en el coche, ni siquiera para hacer “algo rápido”, ni siquiera con las ventanillas abiertas o el aire acondicionado encendido. NUNCA debemos dejar a un bebé desatendido en el coche. Punto.

¿Qué le pasa a un niño cuando lo dejamos solo dentro de un auto?

El Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones de la Asociación Española de Pediatría advierte que, en apenas 10 minutos, la temperatura en el interior de un auto puede subir de 50 a 60 grados Farenheit, especialmente en el verano. El asunto empeora si el auto está cerrado y expuesto al sol.

En los primeros 10 a 15 minutos, la temperatura del cuerpo de un pequeño menor de 5 años puede alcanzar los 104 grados Farenheit.  Si sube sólo cuatro grados más, hasta rondar los 108, los órganos internos del niño pueden comenzar a fallar. De este punto, sobrevendrá la muerte en menos de 10 minutos.

Los niños son más propensos a sufrir hipertermia, es decir, un aumento de la temperatura interna de más de 104 grados, pues su sistema nervioso central no está lo suficientemente maduro para manejar las altas temperaturas. Además, la temperatura corporal de un niño asciende de tres a cinco veces más rápido que la de un adulto, sus reservas de agua son menores y se deshidratan con mayor facilidad.

auto

En unos cuantos minutos, un pequeño que se deja dentro de un auto, sufrirá hipertermia o golpe de calor. De acuerdo con la Clínica Mayo, el golpe de calor produce confusión, agitación, convulsiones, coma, náuseas, vómito y aumenta considerablemente la frecuencia cardiaca debido al calor que impone una enorme carga para el corazón, que trata a toda costa de enfriar el cuerpo.

El golpe de calor daña rápidamente el cerebro, el corazón, los riñones y los músculos. Si no se atiende urgentemente en los primeros minutos, puede causar la muerte. Si todo esto ocurre en unos cuantos minutos, dejar a un bebé dentro del auto durante horas es una sentencia de muerte.

Dejar las ventanillas abiertas del auto no ayudará, pues el aire que entre por ellas no podrá reducir la temperatura del interior a la misma velocidad que el cuerpo del pequeño se calienta. Además, su aparato respiratorio es más vulnerable a agotarse con el calor. Si el niño está consciente y además llora y grita para tratar de ser rescatado, el agotamiento, la deshidratación y el resto de los síntomas ocurrirán en un tiempo aún menor.

¿Qué hacer?

Un pequeño desatendido dentro de un auto o que está sufriendo un golpe de calor, debe ser sacado urgentemente y de cualquier manera, rompiendo incluso las ventanillas. Luego debe enfriarse en agua tibia, con toallas mojadas, en la sombra o con un ventilador. Hidratarlo cuanto antes es fundamental, con pequeñas cantidades pero con frecuencia. Por supuesto, hay que llamar a los servicios de emergencia de inmediato.

¿Cómo prevenirlo?

Estos consejos prácticos y sencillos pueden ayudarte a evitar una tragedia:

  1. Coloca la silla del bebé detrás del asiento del copiloto del auto, y no detrás del asiento del conductor, así podrás verlo todo el tiempo.
  2. Evita hacer compras o encargos cuando andes en el auto con tu bebé. Cualquier cosa que tengas que hacer, puede esperar.
  3. Carga un juguete o peluche en el asiento del bebé vacío. Al sentar al niño en la silla, coloca el juguete en el asiento delantero junto a ti, para recordarte que el bebé está en su silla, atrás.
  4. Deja tu teléfono celular en el asiento al lado de la silla del pequeño. Así, cuando vayas a buscar el aparato, verás al niño en su silla.
  5. Pídele a tu pareja o a un familiar que te llame para confirmar que dejaste al niño en la guardería. Así evitarás un trágico olvido.