Suman 4 niños diagnosticados con cáncer en escuela de California y los padres culpan a una torre de telefonía celular

Las autoridades aseguran que las radiaciones de la torre son seguras

Suman 4 niños diagnosticados con cáncer en escuela de California y los padres culpan a una torre de telefonía celular
Una torre de telefonía celular.
Foto: Shutterstock

En 2016, Kyle Prime fue el primer niño de la escuela Weston Elementary diagnosticado con cáncer, en el riñón. A Kyle, le siguió Mason Ferrulli, un pequeño de 10 años que está luchando contra el cáncer en el cerebro.

Desde entonces, ya suman cuatro niños diagnosticados con cáncer en esa escuela de California y los padres culpan a una torre de telefonía celular que se encuentra a unos metros del colegio, ubicado en el condado de San Joaquín.

Las autoridades aseguran haber hecho las pruebas necesarias para determinar que la radiación emitida por esa torre celular en particular, es segura y no representa ningún riesgo de salud. Pero ante los casos de los niños enfermos, los padres contrataron a Eric Windheim, un experto en radiación electromagnética para que determinara los riesgos de la cercanía con la estructura.

No enviaría a mis hijos allí, es absolutamente peligroso. Los niños todavía se están desarrollando y sus células todavía están siendo divididas. Es el peor momento posible en su vida para estar expuestos”, declaró el especialista, según un reporte de CBS Sacramento.

En el caso del pequeño Mason, un médico aseguró a la familia que su tipo de cáncer fue provocado totalmente por causas ambientales. La cadena noticiosa asegura que hay torres de telefonía celular en toda la comunidad, pero los progenitores culpan a la que se encuentra en el campus de la escuela.

A pesar de las quejas de los padres de familia, las autoridades del distrito han asegurado que las frecuencias magnéticas de esa torre están por debajo de los estándares y que cumple con las regulaciones federales, por lo que no retirarán la estructura. Los padres argumentan que las autoridades reciben $2,000 mensuales por mantener la torre en su lugar.