¿Qué es el botox y en que zonas del cuerpo se aplica?

El botox es usado para las arrugas y algunas enfermedades neurológicas
¿Qué es el botox y en que zonas del cuerpo se aplica?
Foto: shutterstock

En la búsqueda por mejorar nuestra apariencia, resulta una fortuna conseguir procedimientos mínimamente invasivos que proporcionen cambios tan notables como los del botox.

Esta inyección es la favorita de muchas celebridades por su rápida aplicación y efecto.

Si estas buscando una alternativa para acabar con las líneas de expresión, seguramente querrás saber más de este compuesto milagroso que cada vez capta la atención de una mayor cantidad de personas interesadas por mejorar su apariencia.

¿Qué es el botox?

Se trata de una toxina que tiene la capacidad de cambiar los impulsos nerviosos del músculo, evitando su contracción y provocando, en consecuencia, una parálisis en menor medida de la zona tratada.

La aplicación de botox logra eliminar las líneas de expresión existentes y previene nuevas apariciones. Asimismo, es usado para controlar algunos tics nerviosos, alivia migrañas y cefaleas espinales, enfermedades neurológicas, problemas musculares y sudoración excesiva.

¿Dónde puedes colocarte botox?

El botox se puede aplicar en casi cualquier zona del rostro, siendo las más tratadas: el entrecejo, la comisura de los labios y de los ojos, la frente y los alrededores de la nariz.

Este compuesto es aplicado por especialistas con inyectadoras de aguja extrafina que se introducen en el músculo, sin profundizar en la punción, para lograr que la zona inyectada se paralice y relaje.

Además, por sus otras propiedades, también es usada en los pies, manos y axilas para controlar el sudor, en la espalda para aliviar los espasmos musculares y en la rodilla como tratamiento novedoso para la artritis.

Pese a ser un procedimiento simple, siempre es necesario que te asegures de practicarlo con un doctor certificado y que los materiales usados sean auténticos. Al mismo tiempo, debes considerar que el botox no se puede aplicar con demasiada frecuencia, se necesitan de al menos tres meses de intervalo entre inyecciones.