3 formas de disculparte sin decir ‘perdón’ cuando cometes un error en el trabajo

Hay maneras de evitar decir 'perdón' y no quedar como incapaces de hacer algo
3 formas de disculparte sin decir ‘perdón’ cuando cometes un error en el trabajo
No es necesario que te disculpes en todos los errores que cometas.
Foto: bruce mars / Pexels

Es muy común que, en nuestros trabajos, nos encontremos con una situación en la que fallamos en algo. En estos casos, la mayoría de nosotros estará tentado a decir “perdón”. Sin embargo, hay maneras de evitar decir esto, que es casi como aceptar una debilidad.

No es que no te tengas que disculpar cuando hagas algo realmente mal, pero si lo piensas mejor, en la mayoría de las situaciones hay otras respuestas que podrías dar para que los demás no piensen que tienes mal desempeño o que no tienes capacidad para hacer tu trabajo.

1–”Gracias por su paciencia”

Muchos de nosotros decimos ‘perdón’ como prefacio para una solicitud. No es que en realidad estemos buscando el perdón de alguien, pero es una forma de amortiguar la solicitud que estamos a punto de hacer. El problema es que así no generamos confianza para que la otra persona nos responda de forma rápida o seria.

Por ejemplo, si llegas tarde a una reunión, no necesariamente tendrías que disculparte, sino solamente reconocer que la otra parte tuvo que esperar. Podrías decir algo como: “Gracias por su paciencia”, y después continuar con el resto de la junta.

2–”¿Podrías aclarar a qué te refieres?”

Si alguien te da unas indicaciones para que hagas algo, pero realmente no entendiste bien, no necesariamente deberías decir: “Perdón, ¿me podrías dar más detalles?”.

El punto es que no deberías pedir perdón por buscar hacer las cosas lo mejor posible. Por eso, si no comprendes una instrucción o idea de un colega o superior, solicita más aclaraciones, pero sin pedir perdón, ya que parecería que te estás disculpando por no tener la suficiente inteligencia, siendo que este no es el caso.

3–“Perdón, no pude terminar”

Podría ser que te encuentres en la situación de que no vas a poder concluir un proyecto en el tiempo que dijiste que lo harías. En estos casos, nuestro instinto inicial es disculparnos y convertir el asunto en un fracaso personal.

Sin embargo, en lugar de pedir perdón, simplemente piensa de forma creativa sobre los recursos que necesitas para encontrar la solución a un problema. Es decir, que no hay nada malo en admitir que no lograrás tú solo concluir la tarea que te dieron, y pedir ayuda para terminar.

Podrías decir algo como: “Necesitamos traer más recursos para concluir esta tarea en tiempo y forma”.

–También te puede interesar: Esto es lo que debes hacer justo antes de una entrevista de trabajo