Puerto Rico: Independencia o Estadidad

Puerto Rico: Independencia o Estadidad
El futuro de Puerto Rico está entre dos opciones: independencia o la Estadidad.
Foto: PAUL J. RICHARDS/AFP / Getty Images)

El futuro estatus político de Puerto Rico será la independencia o la estadidad. Eso es inevitable debido a las protestas impulsadas por la publicación de 800 páginas de chats confidenciales entre asesores del exgobernador Ricardo Rosselló. Lo que hemos estado viendo en la televisión y escuchando en la radio durante el mes pasado es el funeral del Estado Libre Asociado (ELA) de la Isla.

Este modelo de gobierno territorial nunca estaba destinado a ser permanente. Para Washington y San Juan, el ELA fue establecido para crear espacio para promover el desarrollo económico y político de la Isla.

La imposición de una junta directiva fiscal y la bancarrota de la Isla son evidencia de la gran falta de la filosofía de “lo mejor de ambos mundos” de ELA. Esta forma de gobierno no puede sostener o crecer el territorio. El futuro por delante es entre dos opciones: independencia o la Estadidad.

“Durante demasiado tiempo, muchos han creído la ficción que Puerto Rico puede de alguna manera tener a ambos mundos bajo el estatus del ELA”, dice el congresista José Serrano (D-NY). “Esta ficción empapela la realidad que hemos sabido todo el tiempo, Puerto Rico ha sido una colonia de los Estados Unidos, tratada injustamente por los EEUU, resultando en un ejemplo público de esta relación colonial, tanto en la incapacidad de Puerto Rico para abordar su crisis fiscal bajo el estatus actual.”

Esta no sería la primera vez que un crisis del Congreso de EEUU y el Gobierno territorial ha tomado las medidas necesarias para resolver permanentemente un atolladero de estatus, dijo Howard Hills, autor del libro, Ciudadanos Sin un Estado.

“Como patrón histórico general, los territorios administrados por los Estados Unidos no se convierten en estados o naciones separadas porque las condiciones políticas y económicas internas son favorables”, declaro Hill.

Estados Unidos adquirió territorios que se convertirían en la totalidad o parte de 15 estados en el ‘Louisiana Purchase’ de 1803, Hill escribe en su libro. La economía de Louisiana no estaba desarrollada y 95% de la población hablaba español o francés. Hills declaró que cuando fue admitido como un estado en 1812, la gente de Louisiana hablaban poco o nada de inglés.

El Congreso volvería a confrontar las cuestiones del lenguaje y la cultura cuando los territorios de California, Florida, Nuevo México y Arizona solicitaron estadidad. El Congreso también podría autorizar una transición a la independencia de Puerto Rico como lo hizo para los filipinos en 1934.

“En la mayoría de los casos, el Congreso ha logrado la transición a la estadidad o a la independencia cuando lo único peor fue el costo político y económico de habilitar sería retrasar o denegar cualquiera de las dos opciones”, agregó Hills.

La disparidad engendrada por el ELA es más evidente en la forma en que el gobierno trata a los beneficiarios de Medicaid en la Isla. Aproximadamente la mitad de los puertorriqueños dependen de Medicaid para su seguro de salud, según Judith Solomon del Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas en Washington, DC.

“Una parte clave del problema es que el programa Medicaid de Puerto Rico difiere significativamente de los programas estatales de Medicaid”, escribió Solomon en informe del Centro.
“El programa Medicaid de Puerto Rico necesita un compromiso continuo de fondos federales”.

Salomon encontró que los estados reciben fondos federales abiertos para igualar un porcentaje de sus gastos de Medicaid. Puerto Rico recibe sólo una subvención de bloque fijo que no cubre los costos de sus afiliados a Medicaid. En los estados, los fondos federales reembolsan a una tarifa más alta.

“Estos son ciudadanos estadounidenses a los que se les niega incluso el acceso a la atención de salud más básica”, dijo Solomon. “Esto tiene que parar”.

-Gene (Tito) Roman es periodista en NY