Los cuatro mejores y más deliciosos platillos de la cocina de Puebla

Los maravillosos platillos típicos de la cocina poblana son reflejo del mestizaje y una valiosa mezcla cultural que dio como resultado una de las gastronomías más reconocidas en todo el mundo

Los cuatro mejores y más deliciosos platillos de la cocina de Puebla
La cocina poblana es reconocida por el uso de ingredientes locales, frescos y el uso de técnicas culinarias tradicionales.
Foto: Shutterstock

Puebla es uno de los estados de la República Mexicana con mayor legado cultural y gastronómico, es uno de los destinos coloniales más representativos de México, reflejado en su hermosa arquitectura, artesanía en talavera y su inigualable gastronomía.

La cocina poblana es resultado de un mestizaje de la comida prehispánica con la española, esto la llena de un toque auténtico, lleno de sabores, olores y texturas inigualables. Su origen se remota a los fogones de los conventos y en las casas de los mestizos y criollos, fue en estos lugares en donde las mujeres poblanas mezclaron productos nativos de la región como el maíz, chile, frijol, jitomate y guajolote, mezclado con ingredientes provenientes de otras culturas como aceite de oliva, trigo, cebolla y ajo, entre otros. 

1. Mole poblano

El maravilloso y suculento mole poblano es uno de las adquisiciones más conocidas de la ciudad de Puebla, su origen data el siglo XVII y fue creado en el convento de Santa Rosa por la monja Sor Andrea de la Asunción; cuenta la leyenda que utilizó 100 ingredientes para crear esta receta, entre los que destacan chiles, chocolate, hortalizas, semillas, granos, especias, pollo fresco y entre otros. Por supuesto es uno de los platillos más representativos de la cocina mexicana y es reconocido a nivel mundial.

Mole poblano. /Foto: EFE

2. Chiles en nogada

Los chiles en nogada son un verdadero manjar, su preparación es típica de los meses de Agosto y Septiembre, son el platillo estrella para las celebraciones patrias en México y se remontan a los tiempos de la Independencia de México. Sus colores representan la bandera nacional y gran parte de su delicia es que están rellenos con un picadillo hecho con carne molida, durazno, nuez, manzana y piñón entre otros; cubiertos con una salsa blanca de nuez conocida como “nogada“, y adornados con perejil y semillas de granada.

Chile en nogada. /Foto: EDLP

3. Chalupitas poblanas

Las chalupitas poblanas son el antojito mexicano por excelencia, fueron inventadas en 1896 por una cocinera poblana llamada Francisca Hernández en el famoso Restaurante La Chiquita, el cual sigue siendo operado por la quinta generación de la familia. Se trata de un platillo sencillo y reconfortante, son pequeñas tortillas de maíz fritas en manteca, cubiertas con carne de puerco deshebrada, cebollita picada y salsa verde o roja; existen diferentes versiones en las que llevan carne de res, pollo y queso fresco desmoronado.

Chalupas con salsa verde y roja. /Foto: Agencia Reforma

4. Enchiladas de pipián verde

Las exquisitas enchiladas de pipián eran el platillo favorito del emperador Moctezuma, según las crónicas sobre la conquista de México, esta original salsa data de la época prehispánica y es uno de los platillos favoritos de todo el estado de Puebla. La salsa de estás enchiladas es verdaderamente suculenta y particular, ya que esta elaborada con semillas de calabaza (existen algunas versiones de esta receta se les agregan almendras y granos secos), se trata de un platillo basado en tortillas de maíz fritas, rellenas de pollo desmenuzado, bañadas generosamente en pipián verde.

Enchiladas de pipián. /Foto: La Opinión

La cocina poblana tiene mucho que ofrecer, estos son solo algunos platillos que representan la inmensa riqueza cultural de este estado de la República Mexicana. No te puedes perder las maravillosas cemitas poblanas, los molotes, pambazos, tamales variados, las rajas poblanas y su maravillosa variedad de postres  y dulces regionales entre los que destacan el camote dulce, los buñuelos, los turrones, los borrachitos y las famosas tortitas de Santa Clara.