Empresa se “pasó de lista” con inmigrantes, pero ahora pagará el precio

La compañía daba trato diferenciado a Residentes Permanentes
Empresa se “pasó de lista” con inmigrantes, pero ahora pagará el precio
Los inmigrantes con permiso laboral no pueden ser discriminados en empleos.
Foto: John Moore/Getty Images

El Departamento de Justicia (DOJ) anunció hoy que llegó a un acuerdo con la empresa U.S. Security Associates Inc. (USSA), recientemente fue adquirida por Allied Universal Holdco LLC (Allied Universal), la mayor empresa de seguridad privada de los Estados Unidos, debido a casos de discriminación contra inmigrantes con Residencia Permanente.

La autoridad reportó que USSA brindó servicios de seguridad a hospitales, escuelas, instituciones financieras, instalaciones gubernamentales, eventos y otros negocios, pero hubo varios reclamos por violar la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) al discriminar a los ciudadanos no estadounidenses autorizados para trabajar, al solicutar documentos extra para verificar su autorización de trabajo.

“El Departamento de Justicia se compromete a garantizar que los empleadores no discriminen ilegalmente debido a su condición de ciudadanía u origen nacional al solicitar documentos extra para verificar la autorización de trabajo de los empleados”, dijo el fiscal general Adjunto Eric Dreiband de la División de Derechos Civiles. “Nos complace que USSA y su sucesor, Allied Universal, hayan acordado resolver este asunto con la División y garantizar que su oficina de Falls Church (Virginia) cumpla con la disposición antidiscriminatoria del INA”.

La investigación concluyó que, al menos desde el 1 de enero de 2015 hasta el 30 de julio de 2018, la oficina de USSA en Virginia exigió a los portadores de “green card” que proporcionaran documentación específica para probar su autorización de trabajo, sin imponer un requisito similar a los ciudadanos estadounidenses.

Ahora esa empresa deberá pagar $194,000 en multas civiles y estará sujeta a los requisitos de supervisión y presentación de informes para dar seguimiento a las contrataciones y evitar nuevos actos discriminatorios.

El DOJ explicó que la ley permite a todas las personas autorizadas para trabajar, independientemente de su origen, elegir qué documentos válidos y legalmente aceptables presentar para demostrar que pueden laborar en los Estados Unidos.

“La disposición antidiscriminatoria del INA prohíbe a los empleadores solicitar más o diferentes documentos de los necesarios para probar la autorización de trabajo basada en el estado de ciudadanía o el origen nacional de los empleados”, apuntó el Departamento.