US Open: Rafa ‘Goliat’ Nadal ya está en semis tras superar al “Peque” Schwartzman

El español se enfrentará en semifinales al sorprendente italiano Matteo Berrettini
US Open: Rafa ‘Goliat’ Nadal ya está en semis tras superar al “Peque” Schwartzman
Nadal impuso su potencia ante Schwartzman.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

QUEENS, NY – David no pudo con Goliat. Pese a luchar de principio a fin y dominar en diferentes tramos del partido, Diego “El Peque” Schwartzman no pudo con la potencia y experiencia de Rafael Nadal, que en la madrugada del miércoles al jueves se clasificó por octava vez para una semifinal del US Open que será la 33ª de grand slam.

Schwartzman, 27 años y número 21 del mundo, nunca había ganado a Nadal, 33 años, en siete enfrentamientos anteriores, pero siempre le había incomodado, como cuando le robó un set en Roland Garros, algo de lo que pocos tenistas pueden presumir.

En la central de Flushing Meadows el argentino generó muchos problemas al español, que pese a tomar una clara ventaja en cada uno de los dos primeros sets, vio como el de Buenos Aires le recuperaba cuatro juegos seguidos para igualar los parciales.

Schwartzman celebra un punto durante el primer set. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Schwartzman celebra un punto durante el primer set. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY

Pero en esos momentos clave fue el número 2 del mundo, ganador de 18 “grandes”, quien supo hacer valer su jerarquía ante es el cuartofinalista más bajo 5’7’’ (1.70 m) en un grand slam desde Harold Solomon en el Roland Garros de 1980.

Y es que precisamente en los juegos clave Nadal buscó más que nunca que su bola botara alta sobre el revés de Schwartzman, una estrategia efectiva que desactivó el poderoso juego del argentino desde el fondo de la pista.

“Tuve momentos críticos al final del segundo y del primer set”, reconoció Nadal aún sobre la pista tras el partido. “Ha sido un partido muy duro, muy exigente, pero he ganado en tres sets haciendo dos breaks en cada set. Normalmente, haciendo dos breaks en cada set no sufres en el partido”.

“Le rompí el saque cuatro veces, pero no estuve bien con mi servicio”, explicó Schwartzman. “Necesitas servir muy bien para un ganar partido así”.

Al final, 6-4, 7-5 y 6-2 para Nadal en 2:47 horas, que buscará la final el viernes ante el italiano Matteo Berrettini, una de las sorpresas del torneo que clasificó para semifinal tras derrotar al francés Gael Monfils en cinco set por 3-6, 6-3, 6-2, 3-6 y 7-6.

Berrettini, 23 años, es el primer italiano en alcanzar una semifinal de US Open desde Corrado Barazzutti en 1977.

“Le he visto jugar. Tiene un gran derecha y mucha confianza”, dijo Nadal sobre su próximo rival. “Es uno de los jugadores que más está creciendo cada semana”.

Famosos en el Arthur Ashe

Piqué y Shakira en el palco presidencial. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Piqué y Shakira en el palco presidencial. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Ginobili aceptó la invitación de Schwartzman. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Ginobili aceptó la invitación de Schwartzman. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY

El estadio de tenis más grande del mundo contó con la presencia de caras conocidas entre los más de 20 mil espectadores de la sesión nocturna. El basquetbolista argentino Manu Ginobili se dejó ver en el palco de Schwartzman. Mientras que el actor Ben Stiller –un habitual del US Open año tras año– y el también jugador de la NBA José Calderón no se perdieron un minuto desde el palco de Nadal.

En cambio, Gerard Piqué y Shakira sólo aparecieron durante algunos juegos en el palco presidencial, donde también se dejó ver la extenista Monica Seles. El futbolista español del FC Barcelona se encuentra en Nueva York para presentar el nuevo formato de la Copa Davis que se jugará del 18 al 24 de noviembre en Madrid, organizado por una empresa liderada por el propio Piqué.

Ben Stiller, de azul. A su izq., José Calderón. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Ben Stiller, de azul. A su izq., José Calderón. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY

Dos sets idénticos

Nadal arrancó el partido imparable, ganando su servicio en blanco y a continuación rompió de inmediato el saque de Schwartzman, que terminaba fallando en los intercambios desde el fondo de la pista y veía ceder juego tras juego hasta el 4-0.

No fue hasta el quinto juego que despertó “El Peque”. ¡Pero qué manera de despertar! Empezó a abrir ángulos y a lamer las líneas y rompió por partida doble el servicio del español hasta igualar el set a 4-4.

El siguiente juego se antojaba clave. Nadal siguió sufriendo, pero fue capaz de levantar un 15-40 y mantener su servicio, lo que celebró con un grito de ¡vamos! que se escuchó en todo el Arthur Ashe. La balanza entonces se inclinó de nuevo del lado del número 2 mundial, que se llevó el set rompiendo el saque de Schwartzman a base de buscar una y otra vez el fallo en el revés del argentino.

Por momentos Schwartzman dominó a Nadal. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY
Por momentos Schwartzman dominó a Nadal. / Foto: Mariela Lombard, El Diario NY

El segundo parcial con Nadal de nuevo dominante con su saque y paciente para romper el servicio de Schwartzman en el cuarto juego y de nuevo en el sexto. Pero con 5-1 y saque, el español no fue capaz de cerrar el set, cedió en agresividad, cometió algunos errores no forzados y vio cómo Schwartzman encadenaba cuatro juegos seguidos hasta el 5-5.

Entonces ocurrió lo mismo que en el primer set: cuando más apurado estaba, surgió el mejor Nadal. Preciso con su saque e incómodo al resto, con bolas altas al revés de Schwartzman que, de nuevo, no pudo con la presión y cedió dos juegos al hilo para dejar inconclusa la remontada.

Al final del segundo set Nadal tuvo que ser brevemente atendido por calambres debido al calor y a la humedad, que le hicieron sudar más de lo normal. Tomó sal y bebida isotónica, como explicó en la rueda de prensa, y los calambres desaparecieron.

El tercer set arrancó con Nadal y Schwartzman intercambiando juegos, pero con el argentino falto del empuje de los dos primeros parciales. Eso lo aprovechó el español para lograr un break en el sexto juego y dejar el partido liquidado.