California abre camino a la regulación del trabajo gig en NYS

El objetivo es establecer parámetros para verificar quién es contratista o empleado
California abre camino a la regulación del trabajo gig en NYS
La nueva ley tiene el potencial de cambiar el negocio de las plataformas on line como Uber./Archivo
Foto: Scott Olson / Getty Images

La Asamblea de California ha aprobado una ley (AB 5) que requiere a las empresas a tratar a sus contratistas como empleados si se dan determinadas circunstancias. La prevista aprobación por el gobernador, Gavin Newsom, puede abrir el camino a que los trabajadores de la llamada economía gig o por tareas se regule también en Nueva York donde recientemente se ha propuesto el llamado “ABC Test”.

Esta propuesta hecha por organizaciones laborales de distintos sectores, no solo los chóferes de Uber y Lyft, además de sindicatos, tiene muchos de los elementos que contempla la ley de California y que podría empezar a aplicarse el 1 de enero. Para muchas empresas basadas en plataformas en la red puede ser un cambio fundamental en el modelo de negocio.

Básicamente tanto la regulación californiana como la neoyorquina proponen que se verifique el control y dirección que ejerce una empresa sobre los trabajadores. También se requiere verificar si el trabajo de quien se asume que es contratista es el negocio central de la empresa. Si esta es una empresa de manicuras, las manicuristas no son contratistas, si es una empresa de transporte, el chófer no es contratista.

El empuje de esta ley llega en un momento en el que se están degradando muchos puestos de trabajo que se considera que están ocupados por contratistas que cobran generalmente a comisión y carecen de protecciones o red de beneficios. Coincide además con el momento en el que la desigualdad de los ingresos, tal y como el martes informó el Censo, sigue camino de ampliarse y no de cerrarse.

Aunque muchas personas prefieren ser contratistas por causas personales, un buen número de trabajadores están obligados a serlo lo que perjudica a un segmento de población que además de bajos ingresos pierde las protecciones básicas del empleo que se garantizan en un contrato laboral.

Empresas basadas en plataformas de servicios on line como son Uber, Lyft entre otras, pueden tener que repensar sus negocios por completo.

Legislaciones similares están siendo contempladas en Oregón y el estado de Washington además de Nueva York.