La amenaza bacteriana que puede matar a 10 millones de personas cada año

La resistencia a los antibióticos causa alerta máxima en el mundo
La amenaza bacteriana que puede matar a 10 millones de personas cada año
Las bacterias resistentes a los antibióticos son una amenaza mundial.
Foto: Shutterstock

Un fuerte aumento en los casos de bacterias resistentes a los antibióticos ha generado alarma entre las autoridades de salud del Gran Bretaña, donde los especialistas han reportado el surgimiento de 19 bacterias nuevas.

Los expertos han advertido que esta situación incrementa la posibilidad de que se propaguen infecciones para las que ningún tratamiento sea efectivo no sólo en ese país, sino en todo el mundo.

De acuerdo con un reporte de The Sun, las autoridades de salud advierten que esta amenaza bacteriana puede matar a 10 millones de personas cada año y según la directora médica de Reino Unido, Dame Sally Davies, las infecciones resistentes a los antibióticos es una amenaza global mayor que el cambio climático.

En la última década, el servicio de salud de ese país ha identificado al menos 19 nuevas súper bacterias, entre ellas mutaciones de enterococo, gonorrea y de Staphylococcus aureus (infección conocida como SARM). Estas variaciones provocan infecciones intestinales, urinarias, renales y de transmisión sexual que no pueden tratarse con los antibióticos comunes.

Las personas enfermas por estas bacterias no respondieron al tratamiento con potentes antibióticos conocidos como “de último recurso”, como colistina y carbapenems, así que los médicos tuvieron que buscar otras alternativas como aumentar las dosis, usar medicamentos sin licencia o combinar medicamentos viejos con tal de salvar vidas. Esto ocurrió en al menos 1,300 pacientes británicos que generaron infecciones resistentes.

Los expertos aseguran que el uso excesivo de antibióticos, que se utilizan indiscriminadamente para tratar infecciones virales para las que no son útiles, ha desencadenado el auge de estas terribles enfermedades que amenazan a gran parte de la población mundial.

Igualmente sugieren no consumir antibióticos sin la instrucción de un médico y utilizarlos sólo para combatir enfermedades de origen bacteriano, no viral.