Más déficit, deuda y despidos en las cuentas de la MTA

El Contralor del estado cree que la agencia de transporte necesitará más fondos para su presupuesto de capital y alerta podrían darse subidas de pasaje no planificadas
Más déficit, deuda y despidos en las cuentas de la MTA
El Contralor alerta que la MTA tendrá que hacer más despidos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

La Autoridad Metropolitana de Transporte MTA tiene unas proyecciones financieras poco envidiables.

Pese a las subidas de pasaje previstas en marzo del 2021 y del 2023, un plan de transformación y reducciones de costos que incluye eliminar 3,886 puestos de trabajo, las cuentas van a seguir presentando números rojos que pueden ser incluso mayores.

Los riesgos de que eso ocurra, según ha verificado en su informe de perspectivas financieras el contralor del estado de Nueva York, Thomas DiNapoli, son cabos sueltos que faltan por atar en la planificación y que aseguren las finanzas además de unas operaciones que permitan la vuelta de los usuarios perdidos. Entre otras cosas DiNapoli echa en falta de mayores fondos dedicados a reservas para hacer frente a una posible crisis económica.

En su análisis, DiNapoli explica que aunque el plan es equilibrar el presupuesto en 2020 y reducir los déficits de otros años, este podría alcanzar los $1,600 millones en 2023 por los desequilibrios estructurales entre ingresos recurrentes y gastos. El Contralor aduce que estos desequilibrios han empeorado debido a la caída del número de pasajeros, algo que ha ocurrido por el deterioro del servicio y la competencia de servicios como Uber.

El Contralor considera que en la rebaja de personal hay que contar con despidos y advierte que la MTA está en un momento crítico. “Necesita transformarse en una organización más eficiente, mejorar el servicio y modernizarse”, explica.

Son desafíos grandes y quedan tareas para alcanzar las reducciones presupuestarias propuestas. En ese sentido,  aún no se han identificado las iniciativas de la agencia que tendrán que suprimirse o recortarse para ahorrar $70 millones.

Otro de los cabos sueltos es que el plan de transformación, crítico para la mejora operativa de la agencia, aún no tiene un gestor al frente ni un coste estimado para su implementación.

Subidas de pasaje

DiNapoli calcula que el riesgo de una desaceleración económica puede afectar negativamente al número de usuarios. Se estima que la caída del número de pasajeros en el metro y el autobús ha supuesto ya una pérdida de ingresos de más de $250 millones anualmente. Una caída más puede traer como consecuencia que se recorten los servicios o subidas de pasaje no planificadas. A ese capital perdido se unen los 260 millones por falta de pago del pasaje.

El contralor propone que si la mejora del servicio logra atraer a más usuarios estos ingresos no anticipados se destinen a reservas para poder hacer frente al final del ciclo económico de crecimiento que vislumbran la mayoría de los economistas y también alude DiNapoli en su informe.

Incluso si el plan de transformación y el programa de reducción del presupuesto tienen éxito la MTA tendrá déficit presupuestario cada año después de equilibrar las cuentas en 2020. En 2023 se estima que sea de $433 millones.

El contralor calcula, además, que la MTA tiene necesidades de capital que carecen de financiación. Las cuentas de DiNapoli muestran que además de los fondos federales y la tarifa de congestión (unos $32,000 millones para el programa de inversión entre 2020 -2024) será necesario más dinero para modernizar el metro.

Otras cuentas

$41,800 millones

Es la proyección de deuda en 2022, un 19% más que este año.

20%

De los ingresos en 2023 se dedicarán al pago de la deuda

$1,100 millones

Es el valor de las horas extra este año, $123 millones más de lo proyectado a principio de año fiscal

La puntualidad de las lineas de las letras ha estado por detrás de las de los números