Confieren llaves de la ciudad post mortem a detective Luis Alvarez

El hispano fue socorrista durante los ataques a las torres gemelas y luego lideró la cruzada para que se firmara la ley que extendió el Fondo de Compensación a las Víctimas del 9/11

NUEVA YORK.- El detective Luis Álvarez, que falleció en junio después de complicaciones por un cáncer relacionado con el 9/11, fue honrado este martes con la Llave de la Ciudad, el más alto reconocimiento que confiere el gobierno local a un ciudadano. El alcalde Bill de Blasio hizo la entrega de la distinción a Laine Álvarez, esposa del fallecido detective y miembros de su extensa familia.

Álvarez, un ex detective de la Policía de Nueva York, lideró la larga lucha para extender permanentemente el Fondo de Compensación a las Víctimas del 9/11, en nombre de sus compañeros socorristas que intervinieron el día y los meses posteriores al ataque. La legislación finalmente se convirtió en ley 18 años después, este verano.

“Luis Álvarez fue un retrato de coraje. Nunca dejó de luchar por sus hermanos y hermanas que acudieron en ayuda de nuestra ciudad en nuestros días más oscuros, incluso hasta el final”, dijo el alcalde de Blasio. “Hoy, honramos una vida de servicio extraordinario, y nos comprometemos a nunca olvidar los sacrificios que hizo en nombre de sus compañeros neoyorquinos. Su legado perdura en todos nosotros”.

El detective tenía 53 años, cuando murió en un centro de cuidados paliativos en Rockville Center después de una batalla de tres años contra el cáncer. Se atribuyó su enfermedad a los tres meses que pasó en la zona cero después de los ataques terroristas. Al momento del ataque de 2001, tenía 34 años de edad, el cáncer se le diagnosticó en 2016.

En la ceremonia junto al alcalde estuvieron, John Miller, comisionado adjunto de Inteligencia y Contraterrorismo de la Policía de Nueva York, John Feal, socorrista y mentor de la Fundación FeelGood, y Jon Stewart, presentador de televisión y activista.

“Generalmente paso solo y siento pena por mí mismo a veces. Pero sabiendo que Luis está recibiendo la llave de la ciudad de Nueva York hoy, por algo que lideramos, me sentiré cómodo por los próximos años para compartir y recordar este día especial”, dijo Feal.

A principios del mes de junio de este año, Álvarez estuvo en una audiencia ante el Congreso en Washington DC, donde rindió su testimonio que sirvió que se aprobara la ley que extendió el fondo de compensación a las víctimas que se creó después de los ataques del 9/11. Para entonces, el detective retirado lucía muy demacrado, por lo estragos del cáncer de colon que lo estaba minando.

“El detective Luis Álvarez representó lo mejor que Nueva York puede ofrecer. Lideró una batalla noble y heroica, con extraordinario coraje y perseverancia, defendiendo la causa de sus valientes compañeros socorristas del 11 de septiembre”, dijo el contralor de la ciudad de Nueva York Scott M. Stringer.