Cómo se crearán nuevos puestos de trabajo desde el espacio (y qué impacto tendrán)

Cuatro mil millones de personas carecen de acceso a internet. Pero eso está a punto de cambiar y el efecto que tendrá en el mundo del trabajo será enorme.
Cómo se crearán nuevos puestos de trabajo desde el espacio (y qué impacto tendrán)
Foto: Getty Images

Es hora de almuerzo en Bombay. Millones de trabajadores esperan una comida. Para algunos, eso significa que un servicio de reparto llamado “dabbawala“, un tipo de entrega a domicilio -generalmente en bicicleta- que ha sido un servicio familiar en la ciudad durante 125 años.

Sin embargo, cada vez más, algunos clientes no tratan directamente con el servicio de reparto. Hacen todo a través de una aplicación: Swiggy

“Vivo en Bombay y la entrega de alimentos ahora es un gran problema”, dice Anu Madgavkar, socia del Instituto Global McKinsey. “Si entras en una tienda de Starbucks, verás cinco repartidores de la aplicación”.

Esta es una prueba de cómo se está produciendo una revolución digital: la aplicación para las dabbawalas fue desarrollada por un niño de 13 años.

Si bien esta nueva forma de hacer las cosas ha dividido la opinión local, Madgavkar dice que hay muchos fanáticos. Y aunque India ha tenido durante mucho tiempo los componentes básicos de una economía gig, o economía compartida, internet ahora ha obligado a las empresas a estar más organizadas y ofrecer un servicio más consistente.

Aquí, sin embargo, está el giro. La cobertura de internet en India es baja. Menos de una cuarta parte de los indios tienen acceso a la web o un teléfono inteligente. En las zonas rurales del país, la penetración de internet puede ser tan baja como el 14%.

Es una historia similar en muchas economías emergentes de todo el mundo, desde África subsahariana hasta América Latina y gran parte del sudeste asiático.

Más de la mitad del mundo todavía no está conectado a internet.

Si bien la cobertura está aumentando en las regiones mencionadas anteriormente, instalar cables y mástiles de teléfonos móviles para conectar a los 4,000 millones de personas restantes sería un proceso muy lento.

Las distancias involucradas son enormes. Pero ahora un puñado de empresas está planeando algo diferente: internet, desde el espacio.

Grandes planes para conectar a más de la mitad del mundo

Es un objetivo que suena espectacular: miles, quizás incluso decenas de miles, de pequeños satélites en la órbita terrestre transmitiendo internet a cualquier persona, en cualquier lugar.

OneWeb es el nombre de una empresa que planea hacer esto. Lanzó sus primeros seis satélites en febrero. El objetivo final es transmitir una señal de internet móvil a la que cualquiera, en cualquier lugar, pueda conectarse con un teléfono inteligente

La empresa SpaceX de Elon Musk también planea lanzar una constelación de satélites que transmiten internet, al igual que Amazon.

Eventualmente puede haber más de una red satelital compitiendo para ofrecer internet de banda ancha en todo el mundo de esta manera. Y el impacto que esto podría tener en el empleo es asombroso.

Elon Musk
Getty Images
La empresa SpaceX de Elon Musk planea lanzar una constelación de satélites que transmiten internet.

“OneWeb está buscando instalar alrededor de 1,900 satélites. SpaceX se acerca a los 12,000 “, dice Christopher Newman, profesor de derecho y política espacial en la Universidad de Northumbria.

Actualmente, hay alrededor de 2,000 satélites comerciales en órbita alrededor de la Tierra, por lo que el aumento sería masivo.

“Estamos hablando de un verdadero cambio del entorno espacial”.

Newman dice que el tema necesita una “dosis de realismo”: aún no está claro si estas constelaciones de satélites serán rentables o si crearán demasiados desechos espaciales, contaminando el entorno orbital. Pero si despegan, él cree que cambiarán drásticamente el mundo del trabajo.

Cómo afectará una mayor cobertura de internet al trabajo

Madgavkar dice que lo que está sucediendo en India es un indicador temprano de cómo podrían cambiar otras economías, en caso de que la cobertura de internet llegue a todos los rincones del planeta.

Explica que la gran mayoría de los trabajadores indios se dedican a trabajos informales o por cuenta propia conocidos como “microempresas”.

Al igual que los repartidores de almuerzo, esos tipos de trabajo potencialmente podrían organizarse a través de aplicaciones: un modelo Uber para cualquier cosa.

Existe evidencia de que la llegada del acceso a internet de alta velocidad -si se extiende lo suficiente- puede mejorar la productividad y transformar las economías locales.

En India, por ejemplo, los agricultores y pescadores que usan teléfonos móviles para verificar los precios y las condiciones climáticas aumentaron las ganancias en un 8%.

Puede haber efectos menos predecibles. Un informe de McKinsey explica que las micro, pequeñas y medianas empresas propiedad de mujeres en Indonesia generan el 35% de los ingresos de comercio electrónico del país.

Para las empresas fuera de línea de propiedad de mujeres del mismo tamaño, esa participación se reduce a solo el 15%.

Madgavkar dice que una mayor conectividad significa más oportunidades para los trabajadores remotos. Los empleados del banco, por ejemplo, pueden ofrecer servicios a los clientes por teléfono.

Las personas pueden ser capacitadas de forma remota para roles basados en en el sector de servicios o de consultoría, y hacer gran parte del trabajo desde lejos. Con internet satelital, las vacantes que solicitan tales trabajos podrían aumentar.

Dabbawala
Getty Images
Dabbawala, es un servicio de reparto que tiene 125 años de historia. Ahora se puede usar con una aplicación.

Las plataformas para freelancers en línea como oDesk también podrían aumentar. Un artículo de investigación de 2015 analiza cómo los trabajadores en línea están utilizando estos sitios en el sudeste asiático.

El documento da el ejemplo de Amy, una mujer filipina con cinco hermanos. Siendo el principal sostén de su familia, pasó de trabajar en un centro de llamadas a trabajar como asistente personal remota para una mujer estadounidense que vendía arte en Etsy.

Amy empezó a ganar el doble de lo que ganaba en el trabajo del centro de llamadas.

Pronto, el mayor obstáculo para todo esto no será la tecnología, sino una pesadilla de antaño: la falta de educación.

La alfabetización ha mejorado ligeramente en India recientemente; sin embargo, una cuarta parte de su población aún no sabe leer ni escribir. Muchos otros países enfrentan el mismo problema. El acceso a internet, para aquellos que pueden pagarlo, no puede resolverlo todo.

Evitar las desventajas del trabajo impulsado por internet

Además, hay un lado oscuro en los trabajos creados por internet. Aparte de las preocupaciones de que plataformas como Uber y Deliveroo puedan perjudicar a los trabajadores, también hay categorías de trabajo completamente nuevas que parecerán terriblemente serviles para muchos.

Estos incluyen el “trabajo de clic”, como el etiquetado de imágenes altamente repetitivo para entrenar redes neuronales artificiales en el reconocimiento de patrones.

Este tipo de cosas ayuda a ajustar los algoritmos que las grandes empresas tecnológicas usan en sus productos.

Satélite
Getty Images
Aún no está claro si estas constelaciones de satélites serán rentables o si crearán demasiados desechos espaciales.

Mark Graham, profesor de geografía de internet en el Oxford Internet Institute, ha visitado grandes oficinas en África donde los trabajadores se sientan en escritorios haciendo tareas como eta durante horas y horas. La escala lo sorprendió.

“Cientos de personas, todas centradas en sus pantallas”, lo describe. “Y hay una competencia feroz en estas plataformas”.

Resulta que hay más trabajadores de clic que trabajo de clic. A medida que los próximos 100 millones de personas se conecten, la competencia solo se volverá más feroz.

“A un trabajador individual, le resulta más difícil obtener un salario más alto”, explica Graham. “Alguien en el otro lado del planeta puede hacer el mismo trabajo por un salario mucho más bajo“.

Graham señala que no solo el trabajo de clics de baja calificación se puede cultivar en las economías emergentes. Las oportunidades en desarrollo web, programación y diseño también están llegando a las regiones con la mejora del acceso a internet.

Esto plantea la cuestión de si todos podríamos terminar luchando para mantener nuestros trabajos, una vez que nos volvamos parte de una fuerza laboral verdaderamente global y conectada.

Para ser justos, la externalización no es posible para todos los roles: hay una larga historia de empresas que no logran reubicar sus operaciones en países con salarios más bajos.

Pero si la tercerización se vuelve más fácil y económica gracias a la tecnología, algunos empleados que nunca antes fueron amenazados por ella, pronto se verán afectados.

Podría producirse una carrera global hacia abajo, con terribles sueldos y condiciones de trabajo.

“Creo que todos debemos tener cuidado para asegurarnos de que la transformación y las reorganizaciones no representen una erosión fundamental en los derechos que tenemos como trabajadores y la calidad de nuestros trabajos”, agrega Graham.

Estamos al menos a cinco o diez años de ver una de estas redes satelitales en línea, dice Alzbeta Fellenbaum, analista de mercado de IHS Markit. Pero en el contexto de la carrera de una persona, eso no es mucho tiempo.

Hoy en día, una conectividad superior a internet, aún puede elevar la fuerza laboral de un país por encima de otro. Pero eso podría no durar para siempre.

Lee la historia original en inglés en BBC Capital