Así vigila y selecciona ICE a los inmigrantes que captura en redadas

Los agentes utilizan diversos sistemas de datos, incluidos redes sociales y bases gubernamentales
Así vigila y selecciona ICE a los inmigrantes que captura en redadas
ICE transforma sus estrategias de vigilancia.
Foto: (Suministrada / ICE)

Los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) tienen diversas estrategias para vigilar física y virtualmente a los inmigrantes que buscan detener y deportar y, constantemente, modifica sus estrategias para mejorar.

Así lo reporta The New York Times, que señala que el “negocio de la deportación… ha sido transformado por el poder del big data”, lo que ha obligado a los agentes migratorios a modificar sus estrategias, sobre todo considerando que el Pew Research Center reporta que hay 10.5 millones de indocumentados en el país contra 6,100 oficiales de ‘La Migra’. Entonces, necesita hacer más con menos.

“Hay una escasez continua de personal en la agencia, donde la satisfacción laboral, aunque en aumento con (Donald) Trump, sigue siendo notablemente baja”, indica el reporte. “Existe una presión incesante de la Casa Blanca para deportar a las personas. Por lo tanto, ICE intenta encontrar eficiencias donde pueda, y utiliza tecnología, alguna de ésta diseñada para los consumidores, otras para espías o la policía, para hacer más con menos”.

La agencia no quiso compartir sobre sus técnicas de investigación, pero el Times revisó registros públicos que los oficiales de ICE revisan “terabytes de información de cientos de sistemas informáticos”.

Esos datos sobre inmigrantes provienen de gobiernos estatales y locales, de corredores de datos privados y de redes sociales.

Oficiales actuales y retirados indican que el perfil de capturas de indocumentados ha cambiado, ahora no solamente se captura a criminales, sino aquellos que hayan violado la ley migratoria, incluso los agentes completaban los procedimientos cuidadosamente antes de realizar un arresto.

“Antes de intentar un arresto, completaron un formulario, la ‘hoja de trabajo de operaciones de campo’, y lo aprobaron dos niveles de supervisores. Cuando se les da la opción, siempre perseguirían a alguien con antecedentes penales graves en lugar de a alguien sin él”, indica el Times, aunque ahora eso ha cambiado. “Las decisiones de segmentación también dependen de quién se puede encontrar. Y hoy, a quién pueden encontrar depende de quién ha dejado un rastro para que los oficiales lo sigan: personas con licencias de conducir, personas con seguro de automóvil, personas con facturas de servicios públicos, personas que pagan impuestos estadounidenses, personas con cuentas de redes sociales, personas con hogares estables, personas con niños nacidos en Estados Unidos… personas que alguna vez pensaron, aunque solo fuera por un momento, que no estaban en la lista”.

La agencia se basa en software y acuerdos de intercambio originalmente destinados a investigadores criminales y antiterroristas, “fusionando pequeños trozos de información perdida” en reportes.

“El trabajo está regulado solo por un conjunto de leyes de privacidad obsoletas y los límites de la tecnología”, alerta el Times que indica que los agentes revisan llamadas de voz y video de los detenidos en las instalaciones de ICE, así como las bases de datos de DMV sobre licencias y otros sistemas de información como CLEAR, de Thomson Reuters, dirigidos a inmigrantes.

La agencia revisa prácticamente todo en tiempo real, incluso a estadounidenses.

“Hay monitoreo mundial de los residentes estadounidenses. Todavía es una vista parcial. Pero es suficiente para mostrar la escala de la máquina”, indica.