Coaliciones y políticos exigen más acciones de la Alcaldía ante la crisis de desamparados

Asesinato de cuatro ‘homeless’ en el Barrio Chino enciende el debate sobre las personas que viven en las calles y que llegan a un récord histórico desde la Gran Depresión

Este lunes se realizó una vigilia en donde 4 desamparados fueron asesinados mientras dormían.
Este lunes se realizó una vigilia en donde 4 desamparados fueron asesinados mientras dormían.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El salvaje asesinato el pasado sábado de cuatro desamparados en el Barrio Chino, en el Bajo Manhattan, mientras dormían en las calles, reavivó con mucho dolor un debate, que desde hace varios meses habían iniciado algunas coaliciones y funcionarios electos de la ciudad de Nueva York. Con cifras en las manos, ya habían alertado que el número de personas sin hogar en la Gran Manzana está en su punto más elevado desde la Gran Depresión, y los refugios están a punto de estallar.

Este lunes en una vigilia realizada en Kimlau Square, a solo pasos de donde los cuatro desamparados fueron masacrados a tubazos y un quinto quedó gravemente herido, hubo un punto de coincidencia entre los participantes, que elevaron su voz: las autoridades han fracasado para enfrentar un drama que además está afectando a miles de menores de edad.

Uno de los hombres que murió por lesiones graves en la cabeza, según informes forenses, fue el hispano Nazario Vásquez Villegas de 55 años, también Kok Chuen, de 83 años y Anthony Manson de 49. La cuarta víctima aún no se ha identificado.

La congresista neoyorquina Nydia Velázquez aseveró que es “simplemente vergonzoso que podamos aceptar que estamos confrontando en la ciudad más rica del mundo, un problema de desamparados, de gente que muere en las calles”.

La representante exhortó, al igual que otros funcionarios como el contralor Scott Stringer y la asambleísta estatal Yuh-Line Niou, al Alcalde y al gobernador de Nueva York, a que pongan a un lado sus diferencias y establezcan como una emergencia, políticas públicas para dar soluciones a la falta de vivienda asequible.

Congresista Nydia Velazquez y el contralor Scott Stringer participaron en el acto en memeoria de los cuatro desamparados asesinados  en el Barrio Chino.

“Coincidencialmente, el pasado viernes habíamos solicitado  $70,000 millones de dólares para invertir en vivienda pública en la ciudad, y hacer más inversión en los refugios, para que incluyan más servicios de salud mental. Tenemos 20,000 niños sin hogar en Nueva York. Esto no es posible”, sentenció la congresista.

De acuerdo con la Coalición por los Desamparados, el número de personas que duermen en las calles aumentó un 15% desde hace 10 años, a 3,588. Esto significa que este drama se ha agravado en un 7% desde enero de 2014, cuando el alcalde Bill de Blasio asumió el cargo como mandatario local.

Además, el número de adultos solteros que duermen en refugios se ha disparado en un 150% desde 2009, llegando a 18,212 en el pasado febrero.

“Prefieren la calle que los refugios”

Félix Guzmán es un activista de la Coalición por los Desamparados y argumenta que muchos de los afectados prefieren el suelo para dormir, por la situación tan precaria y peligrosa de los refugios que facilita la Ciudad.

“Te lo digo porque yo viví 15 meses y medio en estos albergues, en donde hay un clima de violencia, de drogas y de extorsión. Los proveedores de estos sitios ganan miles de dólares al año, para ofrecer espacios similares o peores a una cárcel”, confesó.

Grupos de desamparados que andan por el Barrio Chino, estuvieron presentes en la vigilia en honor a las víctimas, al igual que vecinos que en su trayectos diarios, ven con cierta familiaridad a desamparados que inclusive por años han hecho de las aceras y los asientos de las plazas públicas “su hogar”. 

Felix Guzmán, organizador de Coalición por los Desamparados.

Una de ellas fue Sherly Ng, una residente de este vecindario que había saludado casi todos los días a Kok Chuen, un desamparado asiático que fue una de las víctimas del asesinato golpes en la cabeza el pasado sábado en la madrugada, presuntamente cometido por por Randy Rodríguez Santos, un joven de origen hispano quien habría reconocido ante los tribunales su culpabilidad en este hecho sangriento.

“Él era muy amigable. Él no era violento, no era un peligro para nosotros, realmente apenas me enteré que él era uno de los que había sido asesinado en esta situación tan absurda”, dijo Ng desconsolada en medio de la vigilia.

Sherly Ng muestra la foto de una de las víctimas del hecho sangriento del pasado sábado.

Más críticas: posiciones extremas

La presión contra las autoridades de la Ciudad se elevó por todos los flancos en las últimas horas, ante un hecho sangriento que quita el velo a una crisis que el palpable en cada rincón de la Gran Manzana.

Mitchell Moss, profesor de política urbana en la Universidad de Nueva York, dijo a medios locales que “ha habido una creciente tolerancia para las personas sin hogar en las calles, aceras y estaciones de metro de la ciudad durante esta Administración”.

De igual forma Edward Skyler, quien fue asistente del alcalde Rudy Giuliani y vicealcalde de operaciones del alcalde Michael Bloomberg, insistió que como muestra este horrible crimen, “dejar que la gente viva en la calle es peligroso e inhumano”.

Skyler aseguró que si bien las causas podrían ser problemas económicos o de salud mental, no se puede abordar la falta de vivienda en la calle únicamente desde el punto de vista de los servicios sociales.

“La Policía tiene que ser parte de la solución, es un asunto que se cruza con la seguridad pública y la salud pública”, opinó.

De Blasio anuncia nuevas políticas

En medio de la tormenta, el alcalde Bill di Blasio anunció este lunes que la Ciudad está desplegando recursos adicionales en el Barrio Chino, para ayudar a los esfuerzos de ayuda a personas sin hogar, proporcionar servicios sociales adicionales y aumentar las medidas de seguridad.

“Estamos enviando expertos al vecindario, para brindar apoyo durante este momento difícil, y continuaremos evaluando cómo evitar que ocurran tragedias como esta en el futuro”, sostuvo el mandatario.

Además, se anunció que desde este lunes los equipos de servicios de salud mental de la Ciudad brindarán apoyo emocional y conectarán a las personas con los programas de servicios sociales.

Entre tanto, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) ha desplegado oficiales adicionales para patrullar el vecindario donde ocurrió el asesinato el sábado.

La Ciudad también aumentará la frecuencia de las visitas al área de equipos de HOME-STAT, que involucren de manera proactiva a los neoyorquinos sin hogar y trabajen para ganar su confianza con el objetivo de abordar los problemas subyacentes que pueden haber causado o contribuido a su la falta de vivienda.

‘Homeless’ en números:

  • 109,000 neoyorquinos, desde 2014, han recibido asistencia de realojamiento para mudarse o evitar un refugio, de acuerdo a los reportes de la Alcaldía.
  • 10,200 hogares para neoyorquinos sin hogar han financiado los programas de la Alcaldía en ese mismo periodo.
  • 133,284 individuos que pasaron al menos una noche en un refugio, fue una cifra récord histórica que se alcanzó en el 2018, un alza del 61% desde el año fiscal 2002 cuando la cifra fue de 82,808.
  • 5,000 nuevos desamparados estarán en la Gran Manzana en el 2022, en contraste con la proyección de la Ciudad, sino se aplican cambios en los programas sociales, de acuerdo con el reporte Estado de los Desamparados 2019 presentado por la Coalición de Desamparados.