Albergue de la Esperanza: un hogar lejos de casa

La Sociedad Americana Contra el Cáncer ofrece hospedaje gratuito a quienes están luchando contra la enfermedad
Albergue de la Esperanza: un hogar lejos de casa
Nitza y Héctor encontraron un hogar temporal, lejos del hogar.
Foto: Cortesía Cancer Society / Cortesía Cancer Society

“Todos creemos que a uno nunca le va a pasar”.

Como millones de personas cuando escuchan el diagnóstico de cáncer, la vida de Nitza Baquero, residente de Puerto Rico, dio un giro radical al oír las palabras de su médico.

En entrevista con este diario, Nitza compartió la experiencia que la ha llevado a vivir temporariamente en la ciudad de New York, en el Albergue de la Esperanza (“Hope Lodge”), y sus sentimientos en torno a la enfermedad.

Después de perder parcialmente su hogar, tras el paso del huracán María por Puerto Rico, Nitza fue diagnosticada con un liposarcoma en su muslo izquierdo.

“Nos recomendaron viajar a New York, porque es un tipo de tumor raro y el Centro de cáncer Memorial Sloan Kettering de New York se especializa en este tipo de tumor para su tratamiento y la cirugía”, explicó Nitza. “Fue ahí que comenzó todo”.

Nitza y su esposo Héctor, quienes recientemente celebraron 43 años de estar juntos, hicieron las valijas y viajaron a New York.

“En un principio tuve la suerte de poder instalarnos en la casa de mi hermano. Pero ellos son cinco y con nosotros éramos siete adultos en una casa”, recordó Nitza. “Cuando estaba haciendo los preparativos para la cirugía del muslo izquierdo, mi doctor de Puerto Rico me llamó y me informó que la biopsia del seno derecho había dado positivo a cáncer.

Nitza tuvo que someterse a cuatro meses de quimioterapia y realizarse una mastectomía radical en el seno derecho. La estadía en la casa de su hermano se complicó debido a la duración y logística que conlleva el tratamiento. Nitza y Héctor necesitaban un espacio donde quedarse durante el tratamiento ya se va a extender por unos meses más.

Los huéspedes pueden alojarse gratis en el Albergue.

Puertas de esperanza

Fue entonces que la pareja encontró Hope Lodge (Albergue de la Esperanza), un alojamiento gratuito de la Sociedad Americana Contra el Cáncer para pacientes y sus cuidadores, mientras reciben tratamiento lejos de su hogar. El albergue Jerome L. Greene Family Center se encuentra en el corazón de Midtown Manhattan.

“Existen 34 Hope Lodges en todo el país”, indicó Anita Barreto, asistente de gerente del Hope Lodge de New York. “Es un servicio totalmente gratuito para nuestros huéspedes”, agregó y explicó que en Hope Lodge prefieren usar el término “huéspedes”, en lugar de “pacientes”.

El hospedaje está subvencionado por donantes y voluntarios, tanto individuales como corporativos.

“Tenemos muchísimas actividades y programas, desde yoga y taichi, a meditación y reiki. En el albergue los huéspedes pueden conocerse, sentarse a charlar, establecer amistades y compartir una mesa. Este es su hogar, cuando están lejos de casa”, señaló Barreto, en entrevista con este diario.

Hope Lodge no es un centro de tratamiento médico, sino un hospedaje que ofrece apoyo, información, actividades y transporte, entre otros servicios, mientras las personas se someten a cirugía, quimio y radioterapia. El albergue trabaja con 30 hospitales del área.

“Aquí te hacen sentir acogido y acompañado. Son todas personas que están pasando por una situación similar. Conversamos, compartimos experiencias y abrimos nuestro corazón, porque estamos todos en el mismo bote”, expresó Héctor.

Los compañeros y cuidadores de otras personas muchas veces cargan con estrés y preocupaciones, tienen preguntas, o simplemente necesitan compartir sus sentimientos y emociones con otras personas que estén pasando por una situación similar, y en el albergue encuentran una comunidad de apoyo.

El alojamiento también provee transporte gratis para que los huéspedes puedan asistir a las citas médicas. Tanto Nitza como Héctor coincidieron en lo acogedor y agradable del lugar.

“Recibir el diagnóstico de cáncer siempre te impacta. Emocionalmente es una montaña rusa, con altas y bajas”, compartió Nitza, madre y abuela de tres niños. “Para mí es muy importante poder compartir mis emociones con otras personas que están experimentando lo mismo. Por ejemplo, la experiencia de la quimioterapia es terrible. Siempre digo que si sobrevivimos a la quimioterapia, podemos superar muchas cosas más. Durante el tratamiento te sientes muy débil, sin energía. Aquí en el albergue nos sentimos acompañados y protegidos. Es un bálsamo para el alma”.

Nitza mencionó en particular la importancia de la detección temprana de la enfermedad, al mismo tiempo que recalcó el rol fundamental de los voluntarios y donantes que ofrecen su tiempo y dinero para ayudar a otros.

“En el hospital he visto todo tipo de personas y de todas las edades, niños pequeños y personas mayores. El cáncer no discrimina. Todas las familias tienen o conocen al menos a un pariente que tiene o ha tenido la enfermedad”, refirió, Héctor.

Para más información sobre el Albergue de la Esperanza, puedes visitar https://www.cancer.org/es/tratamiento/programas-y-servicios-de-apoyo/albergue-de-la-esperanza.html

También puedes llamar al Centro de llamados de 24 horas de la Sociedad Americana contra el Cancer al 1-800-227-2345.

Durante la cirugía y tratamiento los Baquero se alojaron en el Albergue.

Doce años de Esperanza

Desde su inauguración, 12 años atrás, el Albergue de la Esperanza de la ciudad de New York (Hope Lodge NYC) ha hospedado a 25,000 pacientes que tuvieron que viajar para recibir tratamiento, ahorrándoles entre 60 y 67 millones de dólares. El albergue funciona gracias al aporte de donantes y voluntarios.

El próximo 5 de noviembre, el albergue celebrará su mayor evento para recaudar fondos “Hope Lodge NYC Bash”. Para más información sobre la celebración puedes visitar https://www.hopelodgenycbash.org/

En Detalle

La Sociedad Americana Contra el Cáncer publicó su reporte con cifras y estadísticas de la incidencia del cáncer en la comunidad latina.

Uno de cada tres mujeres y hombres hispanos serán diagnosticados con cáncer durante su vida.
• La probabilidad de morir de cáncer entre latinos es de alrededor de uno de cada cinco hombres, y una de cada seis mujeres.
• En 2016, el 21% de las muerte entres hispanos fue resultado del cáncer.
• Entre los hombres hispanos, el cáncer más común es el de próstata (21%), le sigue el colorectal (12%) y el de pulmón (8%).
• Entre las mujeres hispanas, el cáncer más común es el de seno (29%), seguido por el de tiroides (8%) y el uterino (8%)
Para leer el reporte completo, visita el sitio de la Sociedad Americana Contra el Cáncer (https://www.cancer.org/)

Mes de concientización

Octubre es el mes de concientización del cáncer de seno, el tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres latinas.
La caminata Avancemos a Grandes Pasos Contra el Cáncer de Seno , es una iniciativa de de la Sociedad Americana Contra El Cáncer que busca crear conciencia sobre la enfermedad y recaudar fondos para salvar vidas, a través de investigación,  detección temprana, recursos y servicios.

Si estás interesado en articipar, puedes visitar MakingStridesWalk.org.