Los discapacitados sufren más el desempleo y la pobreza en NYC

el 14.7% de estos trabajadores estaba desempleado hace dos años

El año que viene se conmemorará el 30 aniversario de la Ley que protege a los americanos con discapacidades — Americans with Disabilities Act — pero aún se enfrentan con obstáculos a la hora de conseguir trabajo como falta de educación, entrenamiento, transporte o acomodo de su incapacidad.

En la ciudad de Nueva York eso se traduce en una tasa mayor de desempleo y de pobreza entre una población que supone el 11% del total (unos 930,100 personas)

Según las cifras que ayer presentó el contralor del estado Tomas DiNapoli el 14.7% de los trabajadores con discapacidades estaba desempleado en 2017. Ese año, la tasa general de desempleo en la ciudad era del 6%. Entre ellos, los latinos sufrían esta situación aún más ya que la falta de empleo afectaba al 15.3%.

Adicionalmente los contratos a tiempo parcial son mucho más prevalentes entre estos trabajadores que entre el resto y, en general, ganan un 20%.

En los últimos años se han incorporado más al mercado de trabajo aunque en buena medida ha sido porque ha habido una fuerte oferta de empleo. Con todo, son muchos los discapacitados que ni tienen empleo ni lo buscan, el 65% de los que están en edad de trabajar ni lo hacen ni buscan hacerlo.

El informe de DiNapoli apunta a que 34% de las personas discapacitadas en edad de trabajar que viven en la ciudad son pobres. Muchos más que en la nación, el estado o quienes no tienen problemas con sus habilidades físicas o mentales.

El contralor menciona en su informe un estudio de la consultora Accenture que indica que las empresas que apoyan el empleo de estos trabajadores tienen mayor rentabilidad además de mejora de la productividad y ambiente de trabajo entre otras ventajas. DiNapoli ha pedido a las mayores empresas del país a participar en el Disability Equality Index para que midan la inclusividad de sus prácticas de recursos humanos y como trustee del fondo de pensiones del estado ha pedido a las empresas en las que se invierte que hagan más por incluir en sus plantillas a discapacitados.