Madre cree que su hijo está poseído, en verdad tiene una enfermedad rara

El niño parecía poseído e incluso fue diagnosticado de autismo cuando solo necesitaba antibióticos
Madre cree que su hijo está poseído, en verdad tiene una enfermedad rara
Alison Maclaine con su hijo.
Foto: @caramacmum

Una madre quedó horrorizada cuando su hijo pequeño comenzó a comportarse de forma extraña. De tener un catarro pasó a hablar de la muerte e incluso se llevó un cuchillo a la garganta y comenzó a reír de forma maníaca.

Ella pensó que su hijo estaba endemoniado.

Alison Maclaine, de Dumfries en Escocia, vio a su hijo Jack, de 10 años, pasar de ser un niño sociable y amoroso a un niño “poseído” que tenía arrebatos de comportamiento. Jack incluso desarrolló fobias inusuales, como un miedo a pisar excrementos de gaviotas.

El psiquiatra tardó cuatro meses en darse cuenta de que el hijo de Alison tenía PANDAS (por sus siglas en inglés), que es un conjunto de afecciones que provocan inflamación del cerebro, lo que a su vez causa una serie de manías neuropsiquiátricas.

Alison y su esposo Neil decidieron compartir la historia de Jack en un intento por crear conciencia sobre la rara condición, que se conoce como trastorno neuropsiquiátrico autoinmune pediátrico.

Alison se preocupó por el bienestar de su hijo cuando el pequeño comenzó a mostrar un comportamiento muy ansioso.

Después de una extensa investigación, le diagnosticaron PANDAS y buscó una segunda opinión del doctor experto en pediatría Tim Ubhi en el e-Hospital Infantil, un servicio en línea que brinda asesoramiento pediátrico experto a los padres y sus hijos.

Durante una consulta por Skype en mayo de 2018, confirmó el diagnóstico de PANDAS y aconsejó un plan de tratamiento con antibióticos e ibuprofeno, que el médico de Jack aprobó.

Después de unos días de tomar sus antibióticos, Jack comenzó a ser como antes y a comportarse de forma normal.

Sin embargo, dos semanas después de la prescripción de los antibióticos, se le bajó a una dosis de mantenimiento y comenzó otra vez con la ansiedad y los actos extraños. Por esa razón sigue tomando las medicinas.

Hay algunos estudios que sugieren que los niños superan la condición cuando alcanzan la pubertad, porque el sistema inmunológico madura. Pero hay una falta de investigación que confirme estos resultados.

Según dijo la madre a Unilad, todavía hay un largo camino por recorrer en términos de lograr que esta enfermedad sea reconocida adecuadamente.