Rubén Díaz Jr. presenta plan de acción sobre legalización de la marihuana

El presidente del condado de El Bronx recoge en un informe 6 recomendaciones para mejorar el proyecto de ley que sería aprobado por la Legislatura en 2020

NUEVA YORK.– El presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr., reveló este jueves un nuevo informe que describe un plan de acción para la reforma de la justicia penal y el empoderamiento económico luego de que la legalización de la marihuana recreativa sea aprobada en el estado de Nueva York.

La eliminación automática de antecedentes penales de quienes hayan sido arrestados por casos de marihuana, reinvertir los nuevos ingresos fiscales generados por la legalización de la marihuana en las comunidades afectadas y poner fin a la separación de los niños de las familias por parte de la Administración de Servicios para Niños de la Ciudad, basada en una investigación iniciada a continuación de una prueba positiva por el consumo de marihuana, figuran entre las principales recomendaciones del estudio.

Las recomendaciones del informe, titulado “Marijuana Justice in New York: The Path to Reform”, deberían coincidir con la probable legalización de la marihuana recreativa en Nueva York, que podría darse en la próxima sesión legislativa de 2020 en Albany.

En la Legislatura estatal hay un proyecto de ley de legalización patrocinado por la asambleísta Crystal Peoples-Stokes y la senadora Liz Krueger, que pese a que reunía un apoyo importante, no logró pasar en el periodo de sesiones de 2019, de tal forma que el informe de Rubén Díaz Jr., sugiere introducir varias mejoras antes de que el proyecto de ley se reconsidere en 2020, y a su juicio, promover la equidad, el acceso y el bienestar económico para los neoyorquinos.

“Es importante que cuando la marihuana recreativa se legalice en el estado de Nueva York lo hagamos de la manera correcta. Legalizar la marihuana y no abordar todas las implicaciones que vendrían después, significa que el trabajo no está terminando”, dijo Díaz Jr., durante la presentación del informe.

El presidente de El Bronx destacó que se sentía aliviado al saber que ahora hay tiempo para trazar un curso de acción sobre cómo abordar los problemas relacionados que surgirán a través de la legalización de la marihuana recreativa, y que esperaba ser parte de ese debate.

El político de ascendencia puertorriqueña insistió que ante la inminente legalización de la marihuana recreativa, ésta debe ir acompañada de un plan de acción que fomente oportunidades económicas y justicia restaurativa en las comunidades tradicionalmente marginadas.

Minorías en desventaja

Datos de The Police Reform Organization Project (PROP), muestran que en los primeros meses del 2018, de 6,604 arrestos realizados por las autoridades relacionados con marihuana, el 93% fueron hispanos y negros, cuando se sabe que los blancos consumen y venden marihuana en proporciones y números iguales o superiores.

Según Díaz Jr., el trato desigual de los consumidores de marihuana, en gran parte desglosado por raza y código postal, ha puesto a las comunidades negras e hispanas en una importante desventaja dentro del sistema de justicia penal.

“La legalización de la marihuana recreativa debe cumplirse con una reforma sustancial de la justicia penal y una importante afluencia de recursos para aquellas comunidades que se han visto más afectadas por décadas de aplicación desigual de la ley”, dijo.

Más adelante añadió Díaz Jr., el informe describe un camino para utilizar la legalización de la marihuana, como una herramienta no solo para aumentar los ingresos sino también hacer que las comunidades se integren, creen nuevas oportunidades de empleo y comiencen a borrar los efectos negativos de las políticas pasadas de la guerra contra las drogas.

Garantizar la equidad

El informe producido por la oficina del presidente del condado de El Bronx, es el primero entre los funcionarios elegidos de la ciudad de Nueva York, en formular sugerencias sobre la legalización de la marihuana, lo que se explica por el ser el condado  con el mayor número de arrestos por posesión y consumo de la hierba. El documento puntualiza que las leyes actuales sobre marihuana han resultado en un próspero mercado negro y la aplicación estadísticamente injusta de estas leyes ha perjudicado desproporcionadamente minorías raciales y comunidades de bajos ingresos durante décadas.

Propuestas

Reinversión comunitaria

Las comunidades minoritarias y de bajos ingresos en todo el estado que han sido desproporcionadamente afectados por la criminalización por casos de marihuana en el pasado, deberían ver los beneficios de la legalización. Algunos de los ingresos de la legalización deben devolverse a estas comunidades en forma de subvenciones y otras oportunidades.

Una segunda oportunidad

Los solicitantes de empleo que no pasan las pruebas de drogas por haber consumido marihuana deben tener una segunda oportunidad. Muchos neoyorquinos encontrados positivos por consumo de la hierba en el pasado, se han  visto impedidos de conseguir un trabajo. Se debe alentar a los empleadores a que vuelvan a llamar a estos solicitantes de empleo para futuras vacantes y ofrecerles servicios para ayudarles a encontrar empleo.

Equidad en las licencias

La industria de la marihuana en Nueva York debería reflejar la población del estado de Nueva York. El estado debe garantizar que se otorguen licencias a los solicitantes calificados de equidad, para que aquellos perjudicados por ser criminalizados por usar marihuana, puedan beneficiarse de su legalización. El sistema de licencias debería garantizar que las pequeñas empresas pueden participar en la industria para que las grandes empresas de otros estados no puedan excluirlos.

Acceso a capital y servicios bancarios

Actualmente, los bancos son reacios a comprometerse con la industria de la marihuana. El estado debe garantizar el acceso a fondos para pequeñas empresas de marihuana para que la industria no esté dominada por empresas más grandes que no reflejen la diversidad de estado. El estado de Nueva York debería abogar por que el Congreso apruebe una ley que proteja a las instituciones financieras de enjuiciamiento por actividades legales relacionadas con el cannabis.

Eliminación automática

El proyecto de ley de despenalización introdujo por primera vez un mecanismo en el estado de Nueva York, para que los delitos menores  de marihuana puedan ser eliminados. Un proyecto de ley de legalización debe hacer que más delitos por casos de marihuana estén sujetos a eliminación de antecedentes penales también. Las condenas penales pasadas limitan las oportunidades de quienes tienen esos antecedentes y como se conoce, la aplicación de las leyes han recaído desproporcionadamente contra las minorías y las comunidades de bajos ingresos.

Fin a las separaciones familiares

Actualmente, una prueba de drogas positiva por consumo de marihuana es suficiente para que se inicie una investigación de negligencia infantil. Ninguna familia debe separarse porque un padre, particularmente un padre o madre primerizo, da positivo de consumir marihuana.

Voces a favor y en contra

Las encuestas realizadas en Nueva York demuestran que la mayoría de los neoyorquinos apoya la legalización, aunque al igual existe oposición.

“Debemos asegurarnos que tendremos la capacidad de atender los posibles casos de personas menores de 21 años que usen marihuana, y es por ello que deberían contemplarse sanciones y así mantener a los menores seguros”, dijo a manera de alerta, en su oportunidad, el comisionado del NYPD, James O’Neill.

Sarah Ravenhall, directora ejecutiva de la Asociación de Funcionarios de Salud de los Condados de Nueva York, advirtió  al gobernador Cuomo que la legalización del uso recreativo de la marihuana podría tener “un impacto adverso en la salud de muchos neoyorquinos”.

“Las experiencia en otros estados, en los que las muertes por accidente de tráfico y las visitas a las unidades de emergencia han aumentado significativamente, muestra que legalizar la marihuana recreativa podría tener un impacto negativo en la salud de muchos neoyorquinos”, aseguró Ravenhall.

Para Ravenhall, aunque el 60% de los habitantes del estado apoyan la legalización de esta droga, hay que “responder a muchas cuestiones antes de proceder” a su autorización.

Según cálculos oficiales, la legalización de la marihuana recreativa generaría más de $1,700 millones de dólares en ventas, 

El Departamento de Salud del Estado, realizó un estudio el año pasado para medir el impacto sanitario, económico y al sistema de justicia penal, y concluyó que los aspectos positivos de la legalización superarían a los negativos.

Desde el 1 de septiembre de 2018, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) dejó de arrestar a quienes porten o consuman bajas cantidades de marihuana en público.  Irónicamente, Nueva York lleva años reduciendo los espacios públicos para fumar e invirtiendo millones de dólares para combatir ese hábito.