Senadora Gillibrand pide prohibir populares cunas inclinadas

Un estudio de la agencia federal que monitorea la seguridad de los productos para el consumidor estableció que al menos 73 muertes infantiles están relacionadas a estos productos

NUEVA YORK.- Como resultado de un reciente estudio que determinó que varias muertes infantiles a través del estado de Nueva York, se produjeron debido a condiciones inseguras de varios productos para dormir, como los comunes durmientes inclinados, la senadora Kirsten Gillibrand, junto a varios funcionarios electos, iniciaron una cruzada para sacarlos del mercado.

La iniciativa para prohibir los productos peligrosos se produce cuando la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor (CPSC) publicó un estudio que muestra que ningún producto para dormir para bebés con una inclinación de más de 10 grados es seguro para los bebés.

La Comisión está trabajando para prohibir efectivamente estos productos y su personal ha propuesto nuevas reglas de seguridad. Sin embargo, los resultados de la investigación aún deben someterse a votación, así como a un largo período de audiencias públicas antes de que se pueda establecer una prohibición, lo que significa que muchos padres y cuidadores de Nueva York aún podrían poner en riesgo a sus bebés sin saberlo al usar productos populares que han sido vinculados a muertes infantiles.

La CPSC sostiene que ningún producto para dormir para bebés con una inclinación de más de 10 grados es seguro para los bebés.

“Es completamente inaceptable que los neoyorquinos sigan usando y comprando, sin saberlo, productos inclinados peligrosos para hacer dormir a los infantes, a pesar de que hay datos sólidos que muestran que estos artículos están asociados con muertes infantiles”, dijo la senadora Gillibrand, durante el anuncio en el que estuvo acompañada por funcionarios locales, expertos médicos y un neoyorquino que perdió a su hijo debido a condiciones inseguras de los referidos artículos.

El innovador estudio, dirigido por Erin Mannen, Ph.D., investigador de biomecánica y profesor asistente de cirugía ortopédica en la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, fue revelado la semana pasada.

 “Hasta que la CPSC prohíba estos productos, los minoristas tienen la responsabilidad de retirar estos artículos de los estantes de inmediato y notificar a las familias que han comprado estos productos. Es por eso que llamo a las tiendas para que dejen de vender estos productos hoy y hagan su parte para mantener a los bebés seguros”, insistió la senadora neoyorquina.

Retiro inmediato del mercado

La senadora instó a través de una carta a la Federación Nacional de Minoristas (NRF) y sus miembros que instituyan una prohibición voluntaria y eliminen todos los durmientes inclinados y productos similares de los estantes de las tiendas hasta que la NRF finalice su propuesta sobre seguridad obligatoria para todos los productos para hacer dormir a los infantes.

“Insto a la NRF a comprender completamente el riesgo de que duerman los bebés y rechazar los argumentos de algunos miembros de la industria de que el producto podría ser seguro con cambios menores en los códigos de seguridad voluntarios”, dijo la senadora.

Muchas organizaciones, incluida la Academia Estadounidense de Pediatría, el Grupo de Investigación de Interés Público de EE. UU. y la Federación de Consumidores de América, apoyan a la CPSC para tomar medidas y han instado a la Comisión a adoptar rápidamente nuevas reglas de seguridad para prohibir efectivamente la venta de durmientes inclinados.

 “Al retirar estos peligrosos productos para bebés de los estantes de las tiendas, estamos eliminando una variable más de lo que podría ser una ecuación fatal”, dijo David A. Hansell, comisionado, de la Administración de Servicios para Niños de Nueva York (ACS). “Como siempre, los padres deben recordar el ABC del sueño seguro: los bebés deben dormir solos, boca arriba y en una cuna plana de seguridad aprobada”.

William Wallace, Gerente de Políticas de Seguridad y Hogar de Consumer Reports, comentó que los durmientes inclinados están relacionados con 73 muertes y no son seguros para el sueño infantil y en consecuencia deben retirarse inmediatamente y los padres deben dejar de usarlos.

Además de su llamado para que los minoristas retiren de inmediato de los estantes estos productos peligrosos para bebés, la senadora Gillibrand, es copatrocinadora de la Ley de sueño seguro de 2019, que prohíbe las cunas inclinadas en ángulos más allá de 10 grados.

“La seguridad de un niño debe ser tan importante para los fabricantes como lo es para los padres. La conciencia de los riesgos de los durmientes inclinados es un primer paso importante, y cuando se informan muertes infantiles, deben tomarse medidas, como sacar productos peligrosos de los estantes y notificar a los cuidadores”, dijo Megan Ahearn, directora de la New York Public Interest Research Group (NYPIRG).

La CPSC se encarga de proteger al público de riesgos irrazonables de lesiones o muerte asociados con el uso de miles de tipos de productos de consumo bajo la jurisdicción de la agencia. La CPSC ha investigado las muertes infantiles y dispuso que se suspendan las ventas de todos durmientes inclinados.