“Modesta”, la palabra que califica las subidas de sueldos

La bajada del desempleo ha llegado con mínimos avances salariales
“Modesta”, la palabra que califica las subidas de sueldos
Its all about the Money
Foto: Shutterstock

Los sueldos o salarios y beneficios de los trabajadores de EEUU subieron a un ritmo anual del 2.8% en el tercer trimestre del año comparado con los mismos meses del año anterior, según datos oficiales.

Es ligeramente mejor al 2.7% del segundo trimestre pero considerando el contexto, la economía está en el ciclo de crecimiento más largo de la historia moderna y la reducida tasa de desempleo, 3.5%, esta subida está en la categoría de modesta. Entre julio y septiembre los salarios han aumentado un 0.7% y los beneficios — que incluyen seguros médicos, aportaciones a planes de pensiones o licencias pagadas– apenas un 0.6%.

Son porcentajes que se ven a menudo con escasa variación en los datos de los últimos años. Es un avance con cuentagotas después de que durante la Gran Recesión y la recuperación de esta los salarios registraran severas caídas.

Si se resta a este avance el efecto de la inflación, es decir el aumento del costo de la vida, el salario real apenas ve ganancias. Los datos del CPI o Índice de Precios al Consumo apuntaban en septiembre que estos han aumentado a un rito del 1.7% en general y 2.4% en el caso de la llamada inflación subyacente que elimina elementos volátiles (alimentación y energía) de la canasta de la compra. En particular los costos de la vivienda y los servicios de cuidado médico han aumentado a un ritmo anual en los últimos 12 meses hasta septiembre del 3.5% y 4.4% respectivamente, es decir, que los aumentos de salarios se han quedado por detrás de estos.

Las empresas siguen sin sentir la presión que les obligue a subir significativamente los salarios pese a la fortaleza del mercado laboral, algo que en el pasado ha permitido el avance. Para contratar a empleados con un mercado escaso de demandantes de empleo o contratar a los mejores profesionales o especialistas normalmente se han ofrecido mejores sueldos y condiciones laborales.

Pero esta dinámica no parece estar funcionando en los últimos años en los que ha habido una mayor concentración de grandes empresas que son las que más flexibilidad tienen para subir los salarios.

El viernes se harán oficiales las cifras de creación de empleo de octubre que se espera que estén influidas por la huelga en General Motors que acaba de finalizar. En septiembre se crearon 136,000 nuevos empleos, significativamente menos que en los meses anteriores y consolidando una tendencia a la baja que coincide con la ralentización de la economía. Los analistas esperan que se hayan creado unos $90,000 empleos nuevos.