¿Está bien que los bebés duerman en los asientos infantiles para el auto?

Los recientes retiros de productos como el Rock ‘n Play Sleeper de Fisher-Price y los informes que vinculan los dispositivos inclinados para dormir con el fallecimiento de 54 bebés han puesto en evidencia el peligro de poner a dormir a los bebés en posición inclinada. La posición en ángulo puede hacer que la cabeza del bebé se incline hacia adelante y comprima las vías respiratorias, lo que aumenta el riesgo de asfixia.

De hecho, desde que Consumer Reports publicó nuestra investigación inicial sobre los asientos inclinados para bebés, hemos recibido varias consultas de padres que se preguntan si está bien que los bebés duerman en asientos infantiles de seguridad, ya que también colocan a los bebés en posición inclinada.

La respuesta es sí, puedes dejar que tu bebé duerma durante períodos cortos en el asiento para el auto, siempre y cuando se use correctamente, señala Emily A. Thomas, Ph.D., ingeniera de seguridad automotriz en el Centro de Pruebas Automovilísticas de CR, que también es especialista en biomecánica de lesiones pediátricas y técnica certificada en seguridad de niños pasajeros. Esto es lo que necesitas saber:

En primer lugar, los asientos de seguridad para bebés son esenciales para mantener a los niños seguros cuando viajan en un vehículo. El ángulo de los asientos de seguridad que miran hacia atrás (tipo usado para los bebés) se ha probado exhaustivamente y es necesario para proteger la cabeza y la columna vertebral del bebé en caso de choque. “Si bien los riesgos de dormir en posición inclinada son reales y serios, el beneficio de la protección que ofrece un asiento de seguridad para bebés bien diseñado e instalado correctamente durante un choque supera con creces estos riesgos”, afirma Thomas.

En segundo lugar, los asientos para bebés, incluso aquellos que puedes quitar del vehículo para fijarlos a un cochecito infantil o carriola, deben usarse solo mientras estás con tu bebé y lo observas, no para que duerma durante la noche ni durante mucho tiempo, como el Rock ‘n Play Sleeper y productos similares han sido comercializados. 

Y, por último, los asientos para bebés están diseñados para incluir un sistema de arnés de  5 puntos que es clave para mantener un posicionamiento adecuado y seguro. Los bebés aún no tienen la fuerza del cuello o el torso para mantener la cabeza erguida y evitar encorvarse. “Los asientos de seguridad para bebés se han diseñado y probado no solo para proteger a tu bebé en caso de choque, sino también para garantizar que, si tu bebé se duerme en el asiento, los riesgos de desplomarse, colocar el mentón en el pecho y bloquear el flujo de aire sean bajos”, indica Thomas. “Aún así, los asientos de seguridad para bebés no son apropiados para un sueño prolongado sin supervisión”.

Ben Hoffman, médico y presidente de la Comisión Ejecutiva del Comité de Prevención de Lesiones, Violencia y Envenenamiento de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) , está de acuerdo. “Todos los datos que tenemos sobre los asientos para bebés indican que no hay riesgos asociados con los bebés que se duermen en el automóvil durante períodos cortos cuando están sujetados adecuadamente en un asiento de seguridad que se ha instalado en la posición adecuada”.

Aquí encontrarás más información sobre por qué los asientos de seguridad para bebés son seguros y cómo usarlos adecuadamente.

Instala el asiento correctamente

La AAP recomienda que los niños viajen con la vista hacia atrás (ya sea en un asiento de seguridad para bebés o en un asiento convertible) hasta al menos los 2 años de edad, o siempre que se ajusten a las restricciones de altura y peso del asiento de seguridad para bebés. Todos los asientos que miran hacia atrás están diseñados para instalarse en un ángulo de 30 a 45 grados según el asiento en particular.

“La mayoría de los fabricantes proporcionan una línea en una etiqueta o un indicador de burbuja para mostrarte cómo colocar el asiento de seguridad para bebés en el ángulo apropiado”, explica Sarah Haverstick, defensora de la seguridad y técnica de seguridad para niños de Evenflo, que fabrica productos para bebés como asientos infantiles y cochecitos. “Asegúrate de instalar el producto de acuerdo con las instrucciones de ese fabricante, que incluyen los requisitos de edad y peso, porque así es como se probó el asiento y ese es el ángulo seguro para la mayoría de los bebés que se desarrollan con normalidad”.

Usa solo un posicionador aprobado

Si deseas usar un posicionador para bebés en el asiento de seguridad, por ejemplo, si tu bebé no es lo suficientemente grande como para caber perfectamente en el asiento, “solo usa lo que apruebe y proporcione el fabricante del asiento infantil”, añade Haverstick. “Si el asiento incluye una almohada para la cabeza y un inserto para bebés, eso significa que el fabricante del asiento ha probado ese producto con esos materiales. El uso de un posicionador que nunca ha sido probado por el fabricante implica que no sabemos qué puede suceder en un choque”, o si la cabeza del bebé se apoyará adecuadamente para permitir el flujo de aire.

También ten en cuenta que los posicionadores están destinados a usarse solo para bebés de hasta un peso y estatura particulares. Lee las instrucciones detenidamente para saber cuándo se supone que debes quitar los accesorios de posicionamiento del asiento infantil.

Abrocha el sistema de arnés de 5 puntos

Abrocha a tu bebé en el arnés, con un ajuste ceñido, siempre que esté en el asiento de seguridad. El sistema de retención de 5 puntos mantiene a los bebés seguros durante un choque. Además, incluso durante un viaje sin incidentes, el sistema evita que los bebés se deslicen hacia abajo, salgan del asiento o queden boca abajo sobre el asiento de seguridad para bebés, lo que podría provocar asfixia.

Por el contrario, los asientos inclinados, que generalmente colocan a los bebés en un ángulo de aproximadamente 30 grados, nunca se sometieron a una prueba de seguridad adecuada para el sueño del bebé y tienen un arnés de entrepierna de 3 puntos que no evita que se caigan, se retuerzan o se volteen. Los asientos inclinados también colocan a los bebés en una superficie curva con acolchado suave, lo que aumenta la posibilidad de asfixia. “Sabemos que los bebés están en peligro cuando se les deja sin supervisión en asientos inclinados para bebés”, indica Hoffman. La AAP advierte contra el uso de productos para dormir inclinados para bebés y recomienda, en cambio, que los bebés duerman boca arriba, solos y sin restricciones, sobre una superficie firme y plana, libres de ropa de cama o almohadillas blandas.

Cuida a tu bebé atentamente

Ten en cuenta que los asientos de seguridad para bebés están diseñados para utilizarse bajo la supervisión de un adulto, por lo tanto, incluso cuando tu bebé esté colocado correctamente en uno, revísalo regularmente. Jennifer Stockburger, directora de operaciones y jefa del programa de pruebas de asientos de seguridad para bebés de CR en su Centro de Pruebas Automovilísticas, afirma que es particularmente importante parar con regularidad durante los recorridos largos para darle a tu bebé la oportunidad de salir y estirarse.

Usa el asiento de seguridad para bebés con el cochecito aprobado

Muchos asientos para bebés están diseñados para usarse con una base de cochecito que fija el asiento de seguridad en su lugar. Esto permite que los padres transfieran al bebé dormido directamente desde el vehículo al sistema de viaje para el cochecito sin sacar al bebé del asiento o del portabebés. Si planeas hacer esto, asegúrate de que la base de la carriola que tengas esté diseñada para tu asiento infantil y no dejes al bebé sin supervisión en el sistema de viaje, indica Thomas.

Puede ser tentador aflojar las correas del arnés del asiento de seguridad para bebés o desabrochar una de las hebillas para darle a tu bebé un poco más de espacio para moverse cuando no esté en el automóvil. Pero nunca debes hacer esto, ya que aumentas la posibilidad de que el bebé se deslice por el asiento y se corte el flujo de aire, o se mueva y se enrede en las correas del arnés. “Los bebés pueden estrangularse con las correas del arnés sueltas o parcialmente abrochadas”, añade Thomas.

No uses un asiento fuera del carro o cochecito

“Una vez que retiras el asiento del automóvil o de la base del cochecito, y no se utiliza de la manera en que fue diseñado originalmente, aumenta el riesgo de problemas respiratorios y demás”, señala Hoffman.

Por ejemplo, si estás transfiriendo a tu bebé dormido del automóvil a tu hogar, se permite apoyar brevemente el asiento infantil en el suelo. Pero no lo coloques sobre una superficie alta, como un mostrador en la cocina, ni una superficie blanda, como una cama o un sofá. Incluso un bebé atado con el arnés puede moverse ligeramente y desbalancear asiento, de modo que puede caer al piso o sobre una superficie blanda que le impedirá respirar. Un asiento desequilibrado también puede permitir que la cabeza del bebé caiga hacia adelante y obstruya las vías respiratorias.

“Cuando llegues a tu destino final, si el bebé aún está durmiendo, lo mejor que puedes hacer es sacarlo completamente del asiento de seguridad para bebés y colocarlo en un ambiente seguro para dormir, como una cuna firme y plana o un moisés”, afirma Haverstick.

En otras palabras, los asientos de seguridad para bebés son seguros para viajar, no para dormir de forma prolongada. Los padres y cuidadores deben confiar en que usar un asiento infantil es esencial en un automóvil, pero un bebé no debe quedarse allí sin supervisión, y este no debe ser el lugar principal donde duerme el bebé, indica Thomas. Ni un asiento de seguridad ni un asiento inclinado para bebés son un sustituto apropiado para una cuna o moisés.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2022, Consumer Reports, Inc.