Baleados a quemarropa: Así asesinó el narco en México a la familia LeBarón

Una de las madres dejó su camioneta con las manos en el aire cuando dispararon a tiros
Baleados a quemarropa: Así asesinó el narco en México a la familia LeBarón
EEUU acusa a México de no querer investigar al narcotráfico.
Foto: MADLA HARTZ / EFE

Muchos de las nueve mujeres y niños asesinados el lunes en un tramo remoto de carretera en el norte de México fueron baleados a quemarropa, víctimas de un asesinato selectivo que las autoridades mexicanas se niegan a permitir que sus homólogos estadounidenses investiguen, de acuerdo con mexicanos de alto rango y fuentes policiales de los Estados Unidos.

Los sacaron de sus autos y les dispararon“, dijo a The Post un investigador federal estadounidense. “Es un poco inquietante que el FBI no haya tenido acceso a la escena del crimen, lo que probablemente ya sea un desastre porque los mexicanos han permitido que las familias retiren los cuerpos”. Cualquier evidencia que podría haberse reunido probablemente será destruida.

El funcionario federal mexicano cercano a la investigación le dijo a The Post que los sicarios “dispararon a algunas de las víctimas a quemarropa” y que las autoridades locales aún estaban reuniendo pruebas en el lugar en el Estado de Sonora, a unas 70 millas (112,6 kilómetros) de la frontera con Arizona, donde ocurrió la masacre .

Las revelaciones son completamente contrarias a las oficiales que publicó el gobierno mexicano, que culpó de la muerte de tres madres y seis niños pequeños, incluidos gemelos de ocho meses, a pistoleros del cartel que confundieron el convoy de SUV oscuros de los mormones con una banda rival del grupo.

México no quiere que EEUU entre en la investigación. Foto: Rey Jauregui / Efe

El jefe de gabinete del ejército, Héctor Mendoza, dijo en una conferencia de prensa que una facción del Cartel de Juárez, La Línea, pensó que sus rivales de Los Salazar, en el Cartel de Sinaloa, una vez encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán, estaban invadiendo. Mendoza dijo que los dos grupos criminales se habían enfrentado un día antes de la masacre en la misma región. Mendoza dijo que los atacantes incluso permitieron que algunos de los niños sobrevivientes se fueran, lo que indica que “no fue un ataque dirigido”.

Pero ambas fuentes dijeron que las autoridades mexicanas estaban encubriendo los verdaderos objetivos del ataque salvaje.

“Hemos estado diciendo todo el tiempo que el gobierno mexicano simplemente no quiere investigar nada relacionado con el tráfico de drogas“, dijo la fuente federal estadounidense, y agregó que los funcionarios en el estado de Sonora buscaron ayuda del FBI para la investigación de la masacre, pero fueron frustrados por los funcionarios federales mexicanos.

“Ellos irán a cualquier extremo para encubrir todo”, dijo la fuente estadounidense. “Está completamente corrupto y solo va a empeorar”.

El sábado, un portavoz del FBI ofreció solo este comentario cuando se le preguntó si estaba siendo obstruido por las autoridades mexicanas: “El FBI continúa colaborando con nuestro gobierno de EEUU y los socios de la ley mexicana. Hemos ofrecido asistencia y estamos listos para ayudar a raíz de esta tragedia”.

Algunos miembros de las familias de las víctimas que formaban parte de un grupo muy unido de comunidades mormonas en los estados vecinos de Sonora y Chihuahua dijeron que no creían en la versión oficial de los hechos del gobierno.

“Ellos [los sicarios] tenían que saber que se trataba de mujeres y niños”, dijo Julian LeBaron en una entrevista con El Universal en México. Declaró al periódico que algunos de los ocho niños que sobrevivieron a la masacre dijeron que una de las madres dejó su camioneta con las manos en el aire cuando la mataron a tiros.

Christina Marie Langford Johnson, de 29 años, recibió un disparo mortal en el pecho cuando saltó de su Chevy Suburban y saludó a los tiradores para tratar de detenerlos. Antes de abandonar el vehículo, colocó el asiento para el automóvil de su hija Faith, de 7 meses, en el piso del SUV, probablemente salvando la vida del niño.

La valiente madre fue enterrada el sábado, su ataúd de pino rodeado de miembros de las comunidades mormonas y familiares de la extensa familia LeBarón. Su esposo, Tyler Johnson, fue visto sosteniendo a un niño durante el servicio en LeBarón, Chihuahua, México.

La masacre de miembros de la familia LeBarón abre nuevo debate sobre cómo enfrentar al narco. Foto: Herika Martinez/AFP via Getty Images

Aunque aún no está claro qué pudo haber provocado la masacre de la semana pasada en la que tres SUV que viajaban en un convoy entre los estados de Sonora y Chihauhua fueron atacados por una lluvia de balas y envueltos en llamas, los prósperos agricultores y rancheros mormones en la región montañosa y accidentada han sido durante mucho tiempo opositores vocales de los narcotraficantes y se han resistido a los intentos de los grupos criminales de extorsionarlos en el pasado.

En 2009, el hermano mayor de Julian LeBarón, Benjamin, un agricultor local y activista fundador de un grupo de lucha contra el crimen llamado SOS Chihuahua en Colonia LeBarón, fue asesinado por traficantes después de liderar las protestas por el secuestro de su hermano Eric, de 10 años, que fue retenido por un millón de dólares un en rescate por narcotraficantes locales. Colonia LeBaron fue fundada en 1924.

La familia se negó a pagar el rescate y Eric finalmente fue liberado, pero Benjamin y un vecino, Luis Widmar, fueron asesinados cuando 20 hombres fuertemente armados invadieron la casa de LeBarón y mataron a tiros a ambos hombres.

“Estos no son incidentes aislados”, dijo Julian LeBarón, en un artículo de opinión de 2010 en un periódico de Dallas. “En toda nuestra nación, innumerables personas han perdido sus vidas o su seguridad de manera similar, mientras que la política de confusión y de palabras mágicas parecen tener más influencia que la realidad”.

La masacre se produjo inmediatamente después de otros enfrentamientos violentos entre traficantes en México, que ya han registrado más de 32,000 homicidios desde diciembre. El total del año pasado fue de 33,341 homicidios, la mayoría de ellos relacionados con la violencia del narcotráfico, según el Ministerio del Interior de México.

El mes pasado, un grupo de élite de policías estatales en una patrulla de rutina en Culiacán, en el norte de México, capturó a uno de los hijos de El Chapo. Pero cuando una feroz batalla armada estalló a su alrededor, matando a dos personas e hiriendo a 21, las fuerzas de seguridad liberaron a Ovidio Guzmán López. La semana pasada, el oficial de 30 años que detuvo a Guzmán López, fue emboscado y asesinado en una lluvia de más de 150 balas en Culiacán.

Desde su llegada al poder el año pasado, la estrategia de seguridad del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha sido enfatizar “abrazos, no balas” para combatir la violencia relacionada con las drogas en el país. “Fue lamentable, doloroso porque los niños murieron, pero ¿queremos resolver el problema… declarando la guerra?”, preguntó López Obrador la semana pasada en respuesta a la masacre mormona.

Por Pelayo Escandón


Revelan que funcionarios del gobierno de Trump se habrían planteado renunciar en masa

Militar ofrecía videojuegos y dinero a niños por videos sexuales que enviaba a otros pederastas

Revelan video de captura en México de pederasta que Estados Unidos buscaba