Nueva ley da derecho a adoptados a recibir su certificado de nacimiento

El gobernador Cuomo firmó la legislación que fue aprobada por la Legislatura estatal en las pasadas sesiones

A partir del próximo 15 de enero, las personas adoptadas podrán obtener sus certificados de nacimiento sin restricciones, gracias a una ley firmada el jueves por el gobernador Andrew Cuomo, algo que representa una victoria para esta personas que tenían décadas luchando por el derecho a poder averiguar los nombres de sus padres biológicos.

De dónde vienes permite también informar quién eres, y todos los neoyorquinos merecen tener acceso a los mismos registros de nacimiento, ya que es un derecho humano básico“, dijo Cuomo después de firmar la ley.

Antes de esta legislación, los adoptados debían hacer una petición formal a un juez para que les diera acceso a sus certificados, lo que en algunos casos no era una garantía de que lo recibirían. Ahora con la nueva legislación, no solo se permitirá acceso directo al documento por parte de las personas adoptadas una vez cumplan 18 años, sino que también sus descendientes o representantes legales podrán solicitar una copia del certificado original.

Algunos activistas indicaron que por demasiado tiempo, por más de 84 años, se había mantenido el secretismo entorno a las adopciones en el estado, y por eso en las pasadas dos décadas habían endurecido la lucha por lograr la aprobación de esta legislación.

Y no fue sino hasta la pasada sesión legislativa en junio, que la Legislatura estatal aprobó la ley, la cual fue catalogada por el presidente de la Asamblea Carl Heastie, como algo justo: “El saber de dónde viene uno, es algo fundamental para aprender sobre la misma cultura de uno y hasta los antecedentes médicos familiares”.

Desde 1935 la ley de Nueva York impidió que miles de adoptados obtuvieran sus certificados de nacimiento originales porque el estado selló los registros de nacimiento para proteger la privacidad de las madres y los padres que entregaron a sus hijos para su adopción.

Pero los impulsores de la nueva ley pelearon por la medida, asegurando que los tiempos habían cambiado y que la adopción ya no conlleva el estigma que tenía hace décadas. Además, ahora es mucho más fácil el conocer el origen de una persona, agracias los avances logrados con los exámenes genéticos y con la amplia oferta que hay de compañías online que ofrecen pruebas de ADN para determinar la ascendencia.

Así, Nueva York se convierte en el décimo estado del país en dar este derecho a las personas adoptadas.