Ecuatoriano empleado de UPS muerto en tiroteo en Florida cubría ruta de otro repartidor

Los parientes de Frank Ordóñez cuestionan el proceder de las autoridades

Frank Ordóñez, el ecuatoriano muerto en medio de un tiroteo entre oficiales en Miami, Florida, y ladrones que secuestraron el camión de UPS en el que viajaba, cubría una ruta que no era la suya al momento en que se registró el incidente este jueves.

La cadena CNN reportó ayer que el día de la tragedia Ordóñez cubría en solitario la ruta que correspondía a otro trabajador cuando dos ladrones de Regent Jewelers de Coral Gables lo tomaron como rehén y lo secuestraron en el vehículo.

Sin embargo no está claro si, en efecto, ése era el primer día de labores como conductor del joven de 27 años y padre de dos niñas.

Aunque los primeros reportes indicaban que el chofer se estrenaba en las labores de entrega, la empresa de transporte de paquetes indicó en un comunicado, este viernes, que el hispano trabajaba con la compañía desde el 2016.

UPS además indicó en el parte de prensa que “este insensible acto de violencia ha impactado a mucho en un nivel personal. Nuestra más profunda solidaridad a la familia de Frank, amigos y las otras víctimas inocentes de este desgarrador incidente”.

Roy Ordóñez, hermano del occiso, insistió en un mensaje en la página de recolección de fondos en Go Fund Me que la muerte de su fraterno fue por culpa del “gatillo de policías felices”.

“Ellos pudieron haber matado a mucha más gente, pudo haber sido uno de sus seres queridos. Por favor, no dejen que la muerte de mi hermano sea en vano. La Policía tiene que rendir cuentas”, argumenta el joven en una descripción de la campaña abierta para cubrir los gastos del funeral, abogados y para beneficio de las hijas del fallecido de 3 y 6 años.

Al momento, la cuenta abierta hace dos días ha logrado sumar más de $144,000 dólares en donaciones de la meta de $20,000.