Acusan a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso en proceso de juicio político

Los demócratas pretenden votar esta semana
Acusan a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso en proceso de juicio político
El presidente Trump es señalado por dos faltas.
Foto: MANDEL NGAN / AFP

Representantes demócratas dieron a conocer hoy las imputaciones por las que se acusará al presidente Donald Trump en su proceso de juicio político: abuso de poder y obstrucción al Congreso.

En el primero se le acusa de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional, mientras que en el segundo se le señala por obstruir los intentos del Congreso de investigación, dijo Jerrold Nadler (D-Nueva York), presidente del Comité Judicial de la Cámara.

“Debemos ser claros: nadie, ni siquiera el Presidente, está por encima de la ley”, dijo Nadler en una conferencia de prensa. “Hoy, en servicio a nuestro deber con la Constitución y nuestro país, el Comité Judicial de la Cámara está acusando al presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump”.

Los artículos propuestos en una resolución de nueve páginas acusan al presidente Trump de solicitar al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, investigar al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter, lo que beneficiaría al republicano en las elecciones en 2020.

“Es un delito… que el presidente ejerza los poderes de su cargo público para obtener un beneficio personal inadecuado”, dijo Nadler. “Un presidente que se declara por encima de la responsabilidad… es un presidente que se ve a sí mismo por encima de la ley. Debemos ser claros. Nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley”.

El primer artículo para el juicio político afirma que el mandatario estadounidense presionó a Zelensky, para anunciar una investigación, para lo cual se retuvieron $391 millones de dólares en ayuda de militar para un aliado que lucha contra Rusia.

“Al hacerlo, el presidente Trump usó los poderes de la presidencia de una manera que comprometió la seguridad nacional de los Estados Unidos y minó la integridad del proceso democrático de los Estados Unidos. Por lo tanto, ignoró e hirió los intereses de la nación”, dice el artículo.

El segundo artículo afirma que el republicano ordenó a las agencias y funcionarios de la rama Ejecutiva no cooperar con el Congreso, al no responder a la citaciones emitidas durante su investigación.

“Ningún presidente ha ordenado nunca el desafío total de una investigación de juicio político ni ha tratado de obstruir e impedir tan ampliamente la capacidad de la Cámara de Representantes para investigar delitos graves y delitos menores”, dice el artículo.

En el anuncio estuvo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-California), además de Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia, quien lideró las investigaciones desatadas tras el reporte de un informante anónimo que escuchó la llamada entre los presidentes Trump y Zelensky el 25 de julio pasado.

Se espera que esta semana el Comité vote ambos artículos y pase al pleno para su aprobación.

El presidente Trump criticó el avance del proceso, el cual calificó de “una locura política”, debido al afirmar que su administración ha sido un éxito, además de destacar la elección en 2020.

“¡Es una locura política impugnar a un presidente que ha demostrado a través de los resultados, incluido generar quizás la economía más fuerte en la historia de nuestro país, tener una de las presidencias más exitosas de la historia, y lo más importante, que no ha hecho NADA mal! #2020Election”, escribió.

El jefe interino de Gabinete, Mick Mulvaney, dijo no estar sorprendido, además de señalar que es un proceso político, no judicial.

“Este es un proceso político, no un proceso legal. No es judicial”, dijo en un evento de The Wall Street Journal, donde no quiso hablar sobre los señalamientos del embajador de Estados Unidos en la Unión Europea, Gordon Sondland, quien afirmó que el Mulvaney estaba involucrado en el tema de Ucrania y la petición para investigar al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter.

“No voy a testificar aquí hoy”, apuntó. “Haremos lo que el presidente quiere que hagamos… Entonces, si el Senado decide tomar testimonio en vivo y el presidente nos indica que lo hagamos, lo haremos. Si nos indica que no lo hagamos, no lo haremos”.

Trump es el cuarto presidente de los Estados Unidos en enfrentar un juicio político, luego de Andrew Johnson en 1869; Bill Clinton en 1998 y Richard Nixon en 1974, quien prefirió renunciar cuando no hubo marcha atrás.

Lo primero en 2020

El líder de la minoría en el Senado, Charles Schumer, dijo que el juicio político en el Senado deberá ser lo primero en atender el siguiente años.

“Esto tiene que ser lo primero”, dijo el demócrata de Nueva York. “Esta es una de las decisiones más solemnes que alguien tiene que tomar, y les he dicho a todos los miembros de mi caucus que las preocupaciones de programación son secundarias para hacerlo de la manera correcta”.

En una editorial en USA Today, Schumer destacó que el presidente Trump no ha refutado oficialmente las afirmaciones en su contra.

“Ninguno de los suyos ha estado dispuesto a presentarse”, apuntó. “Entonces intentan crear un objeto brillante, una distracción, y desafortunadamente muchos de los medios de comunicación de la derecha pasarán tiempo en esa distracción y repetirán la afirmación del presidente Trump de que los hechos reales son falsos”.

En tanto, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) dijo que comenzaría el juicio a principios de enero.

La preocupación de la mayoría de los políticos, especialmente del Senado, es la temporada electoral, ya que las primarias comienzan el 3 de febrero en Iowa.