¿Cuál es la mejor manera de evitar los calambres en las piernas?

Mantener los pies apuntando hacia arriba es una estrategia que brinda verdaderos resultados
¿Cuál es la mejor manera de evitar los calambres en las piernas?
Foto: Shutterstock

Los calambres nocturnos son realmente molestos y dolorosos cuando ocurren, por lo que evitarlos es la actitud natural en torno a ellos. Pero si no sabes como prevenirlos, a continuación te presentamos 3 formas fáciles de reducir la probabilidad de experimentarlos.

Estiramientos musculares

Según BBC, hay investigaciones que confirman que los estiramientos musculares constituyen una buena terapia alternativa contra los calambres nocturnos tanto en la frecuencia de ellos como en su severidad.

Los ejercicios pueden tardar tiempo para que ofrezcan resultados concretos, por lo que la recomendación es persistir por algunas semanas hasta que percibas cambos.

Si los calambres no desaparecen, a lo mejor sí disminuyen en frecuencia y gravedad.

Posiciones al dormir

Ciertas posiciones que adoptamos al momento de dormir pueden significar una mayor propensión a calambres musculares nocturnos.

Si duermes boca abajo, intenta que los pies sobresalgan del borde de la cama. Esto permitirá que estén en una posición cómoda que no tense la pantorrilla.

Y asegúrate que tus pies apunten hacia arriba si duermes boca arriba. Esto lo puedes lograr si colocas una almohada debajo de las piernas o en el borde de la cama de manera que eleve el pie y que se mantenga en su lugar.

piernas

Ropa de cama

La ropa de cama es otro elemento con importancia crucial que determina tu propensión de experimentar calambres nocturnos o no.

Si mantienes las sábanas y las frazadas sueltas se reducirá la probabilidad de que tus pies apunten hacia abajo mientras duermes. Como se dijo anteriormente, es menos probable que experimentes calambres nocturnos si tus pies apuntan hacia arriba.

Masajes relajantes

Como último recurso. Un masaje relajante antes de dormir puede ser el factor decisivo para relajar los músculos y evitar cualquier tensión.

Una ducha tibia o una crema humectante pueden ser el acompañamiento perfecto de esta práctica.

Estas son algunas formas con las cuales puedes reducir la probabilidad de experimentar calambres nocturnos. Ten en cuenta que en la ocurrencia de ellos pueden incidir muchos elementos, por lo que practicar varios de estos consejos hasta hallar la cura ideal es la mejor recomendación.