Pistolera en Nueva Jersey estaba “desesperada” por conseguir novio y terminó viviendo en un auto con su cómplice anti judío

Han sido vinculados con el asesinato de un taxista tres días antes

Pistolera en Nueva Jersey estaba “desesperada” por conseguir novio y terminó viviendo en un auto con su cómplice anti judío
David Anderson y Francine Graham
Foto: captura nbc news

David Anderson, uno de los pistoleros muertos sospechosos de la masacre del martes en un supermercado judío en Jersey City, sirvió en el Ejército de EEUU.

En el tiroteo murieron un trabajador ecuatoriano, un policía y cuatro personas más, incluyendo los dos atacantes: Anderson y su novia Francine Graham (50).

Anderson, de 47 años, fue miembro del Ejército a principios de la década de 1990, dijo a Pix11 un investigador de alto rango en Nueva Jersey.

Más tarde se involucró con la organización Black Hebrews, grupo de odio radical con miembros que creen que son descendientes de los antiguos israelitas.

La fuente policial agregó que Anderson aparentemente estaba vinculado a la Iglesia Israelita de Dios en Jersey City, a dos cuadras del tiroteo del martes en el barrio residencial Greenville.

Su novia y aparente cómplice, Graham, alquiló la camioneta U-Haul utilizada en el ataque. Ese mismo vehículo ha sido vinculado con el asesinato de un taxista cuyo cuerpo fue encontrado en el baúl de un automóvil en Bayonne (NJ) el sábado por la noche.

Había una nota con escritos religiosos en el U-Haul que ambos supuestamente condujeron a la escena del crimen el martes. Se cree que fue escrita por Anderson y decía: “Hago esto porque mi creador me obliga a hacer esto, y odio a quien odia”.

El alcalde de Jersey City, Steven Fulop confirmó que los dos atacantes armados que provocaron el caos  “apuntaron” a una tienda judía cuando intercambiaron disparos con la policía en el tiroteo de una hora. 

Anderson y Graham eran amantes y fanáticos religiosos que vivían juntos en una camioneta, según New York Post. Se conocieron hace unos dos años cuando Graham era asistente de salud en un complejo de apartamentos en Elizabeth (NJ).

“Estaba desesperada por un novio”, dijo el vecino Kenneth Safford, de 69 años. “Hablábamos. Ella siempre decía que tenía un problema… No podía encontrar un hombre”, dijo Safford, y agregó que a veces ella especulaba sobre por qué no podía encontrar el amor.

Otra vecina de 45 años que no quiso dar su nombre dijo que después de conocer a Anderson, Graham cambió.

“Desde que él entró en su vida, ella no tenía ganas de trabajar. Solía hacer ejercicio conmigo, solíamos caminar alrededor de la manzana. Entonces, de repente, ella pareció desaparecer. Dejé de verla por ahí. Dejó de atender mis llamadas”.