USCIS endurece que la “moral” de un inmigrante sea determinante para “green card” y naturalización

Los oficiales tendrán más opciones para decidir si un extranjero es "inviable" para un beneficio migratorio

USCIS endurece que la “moral” de un inmigrante sea determinante para “green card” y naturalización
Recuerde que debe decir la verdad al momento de solicitar un beneficio migratorio.
Foto: John Moore/Getty Images

El “buen carácter moral” (GMC, en inglés) ha sido uno de los requisitos básicos para que un inmigrante logre la Residencia Permanente o la naturalización en Estados Unidos, pero ahora la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), dará más importancia a los hechos que definen esa categorización.

El GMC está establecido en la Parte F de la Ley de Ciudadanía y Nacionalidad (INA, en inglés) y eso podría incluir problemas viales y hasta pleitos con los caseros, por mencionar algunos casos, pero contempla varios tipos de delitos que además de no permitirle la protección migratoria solicitada pondría al extranjero en proceso de deportación.

“Si bien USCIS determina si un solicitante ha cumplido con el requisito de GMC en una base de caso por caso, ciertos tipos de conducta criminal automáticamente impiden que los solicitantes establezcan GMC y pueden hacer que el solicitante esté sujeto a procedimientos de deportación”, señala el apartado.

La semana pasada, la agencia dirigida en forma interina por Ken Cuccinelli dio a conocer sus nuevos lineamientos, los cuales no requieren modificaciones del Congreso. Una se basa en decisiones del fiscal general, William Barr, enfocadas a que dos o más condenas por manejar bajo influencia (DUI, por sus siglas en inglés) afectarán los requisitos de “buen carácter moral”, además de que cambios posteriores a una sentencia también será un punto negativo para los inmigrantes.

“El término DUI incluye todas las ofensas estatales y federales por conducir en estado de ebriedad… operar bajo la influencia y otras ofensas que hacen ilegal que una persona opere un vehículo motorizado”, especifica la agencia sobre la decisión tomada con base en una determinación del 25 de octubre, cuando el Fiscal General decidió sobre el caso Castillo-Pérez.

La otra decisión también fue hecha por el fiscal Barr el 25 de octubre con base en el caso Thomas & Thompson, que establece la definición sobre “pena de prisión o una sentencia”, especificando que los cambios posteriores serán relevantes para peticiones migratorias.

El viernes pasado, USCIS dio un paso adicional, al especificar las condicionantes para que un inmigrante no logre la naturalización, basados en el principio del GMC.

“La comisión (de un delito), la condena o el encarcelamiento por un acto ilegal, durante el período legal para la naturalización, puede hacer que un solicitante no sea elegible para la naturalización”, indica la agencia. “Anteriormente, el Manual de políticas de USCIS no incluía información extensa sobre actos ilegales”.

Destaca que esa actualización del Manual de Políticas proporciona ejemplos adicionales de actos ilegales e instrucciones para garantizar que los oficiales que aprueban los beneficios migratorios “tomen decisiones uniformes y justas”.

Algunas de las faltas que destaca son: evadir la corte tras pagar fianza por un delito; fraude bancario; conspiración para distribuir una sustancia controlada; no presentar o pagar impuestos; reclamo falso de ciudadanía estadounidense; falsificación de registros; falsificación para fraude; fraude de seguro; obstrucción de la justicia; agresión sexual; fraude de la Seguridad Social; acoso; registro ilegal para votar; votación ilegal; y violación de un embargo estadounidense (en cualquier país).

Se sugiere a los inmigrantes consultar con un abogado antes de aplicar por cualquier beneficio, a fin de evitar problemas, perder dinero y tiempo.