“Muñecos” de Times Square reportan caída de sus propinas en 2019

¿Super héroes o villanos? La Alianza de Times Square asegura que 60% de los encuestados en 2019, ha tenido una "interacción negativa" con estos "personajes".

El número de visitantes en la "Encrucijada del Mundo" se calcula en 425,000 personas diarias en esta época.
El número de visitantes en la "Encrucijada del Mundo" se calcula en 425,000 personas diarias en esta época.
Foto: Fernando Martínez / Fernando Martínez

Han pasado 3 años y seis meses desde que una Ley del Concejo Municipal de Nueva York regula la actividad de los muñecos de Times Square, quienes deben limitarse a un espacio reducido para pedir propinas a cambio de fotos.

Justamente, en esta época en donde todas las estadísticas revelan un aumento considerable de visitas turísticas a la llamada “Encrucijada del mundo”, muchos de los inmigrantes de origen hispano, que están detrás de los disfraces de los famosos personajes, reportan el cierre de un año “terrible” para su actividad.

“Desde que nos limitaron el espacio y se han dicho cosas desagradables de nosotros, nuestras propinas nos son ni la sombra de hace un par años”, dijo quien se esconde detrás del disfraz del hombre araña. Se negó a revelar su identidad a El Diario.

Cinco dólares no es nada para un turista y cuesta que lo den”, dijo el hombre detrás del antifaz.

La presencia de estos muñecos que se supone forman parte del entretenimiento de uno de los espacios más turísticos del mundo, caracterizado por pantallas gigantes y una dinámica tecnológica única en el mundo, ha estado marcada por más sombras que luces.

El último informe de 2019 de la Alianza Times Square que detalla los avances en materia de movilidad, limpieza y seguridad del congestionado eje urbano neoyorquino, especifica que el 60% de los consultados incluyendo trabajadores y vecinos, “han tenido una interacción desagradable con los muñecos”.

“Luisa” de origen peruano, quien tampoco quiso revelar su identidad y lleva consigo uno de los tantos muñecos de Elmo, explicó que ha “sido tanta la publicidad negativa que hemos tenido que ya los turistas vienen con miedo. Les advierten en los hoteles y en el aeropuerto que no se tomen fotos con nosotros”, precisó la trabajadora.

Desde el año 2009 hasta el 2016, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) tiene el reporte de por lo menos 24 tipos de denuncias asociadas con conductas consideradas como inapropiadas de estos trabajadores. 

Los señalamientos van desde insultos a los turistas por no pagar las propinas requeridas, violencia, además de contactos impropios con niños y mujeres.

Una raya azul delimita el área de acción de los muñecos.

El último suceso vinculado con estas denuncias se conoció el pasado mes de septiembre.

Medios locales informaron que un hombre vestido como Elmo, el personaje de Sesame Street, fue arrestado después de ser acusado de tocar a las nalgas a un adolescente en Times Square, mientras posaba para la fotografía.

El hombre de origen hispano, de 54 años, de Passaic en Nueva Jersey, fue detenido por agentes de NYPD. El sospechoso fue puesto en libertad después de ser retenido inicialmente con una fianza de $ 7,500. El hombre, que no se cree que tenga condenas penales previas, también se enfrentó a una acusación de actuar de manera nociva para un niño.

“Ustedes los medios de comunicación han contribuido a que se diga lo peor de nosotros, que somos parte del entretenimiento de esta ciudad, han dicho cosas horribles. Nos han puesto desde ladrones, hasta de violadores”, dijo una inmigrante que se gana la vida representando al personaje de Elsa de la película Frozen.

Coincide la trabajadora que toda esta “campaña de descrédito”, ha causado que el negocio de las propinas esté cada día en declive.

“Muchos vienen con miedo, nos empujan, nos tratan mal. Recuerdo que acusaron a uno de nuestros compañeros que representa a Elmo de haber tocado a una niña. Ganó la demanda. Se demostró que no era cierto y los medios no publicaron nada”, aseveró “Elsa”.

“Preguntar antes de la foto”

A pocos días del recibimiento del año 2020, en el Times Square, el números de visitantes aumenta exponencialmente en una de las paradas obligadas de la Gran Manzana, allí unas líneas azules trazadas en el suelo, definen el espacio en  donde los muñecos pueden ofrecer sus servicios.

Esta semana, una pareja brasileña con un niño fue abordada por “Minnie” ofreciéndole una foto. En el momento en que posan para la gráfica, se aproximan cuatro personajes más para la foto, la mayoría eran Elmos. 

Luego de captada la fotografía, el grupo de cinco muñecos  le exigen la retribución económica. No quedaron conformes. El señor se defiende diciendo que solo aspiraba una foto con el personaje de Disney, no con los demás. Decide solo pagar un dólar por la foto, los demás se muestran ofendidos ante el turista. No pasó a mayores.

También una familia mexicana, que vino de vacaciones navideñas a Nueva York, asegura que para evitar “malos entendidos”, antes de todo preguntan.

“Le solicitamos primero al hombre araña cuando costaba una foto con él. Nos pareció muy caro y seguimos. En todo el mundo a donde vas, hay personajes que se ganan la vida dignamente así. Es un trabajo. Solamente eso. Pero primero hay que preguntar”, dijo la familia Ordóñez Sacca.

Las personas tras las máscaras aseguran que son el blanco de una campaña negativa.

“Sí hay abusadores”

Para quien dice llamarse María Serrano, que personifica también a uno de los tantos Elmos de ese centro turístico, es importante que las autoridades investiguen bien “quien trabaja decentemente y quienes sí hacen daño, agrediendo a los turistas”.

María relata que tiene 12 años “entreteniendo” en la famosa plaza, de manera “digna y respetuosa” . Con propinas de miles de visitantes, ha levantado a su familia.

“Sí hay personajes que son unos abusadores y nos perjudican a todos. No es fácil estar todo el día en la calle con este frío recibiendo insultos y empujones por 10 y hasta 12 horas. Si te pasas la raya azul la policía te pone una multa. Es muy difícil, pero la culpa la tiene un grupo de nuevos, que ha perjudicado este negocio, que es algo hermoso para los niños”, explicó.

Desde junio de 2016, una ley firmada por el Alcalde Bill Di Blasio regula el uso de las 69 plazas de la ciudad que obliga a por lo menos 200 muñecos que actúan en espacios públicos, tengan ciertos límites.

Aunque el grupo de trabajadores encuestados, muestran que existe al final de 2019, un descalabro económico en su actividad, debido a las regulaciones en vigencia, hay factores que buscan se establezcan aún más restricciones.

Por su parte, Timothy Tompkins, presidente de la Alianza Times Square , un grupo que promueve la modernización de la emblemática intersección turística, aseguró que a pesar de las regulaciones, los casos incómodos con la presencia de los muñecos, se están volviendo más frecuentes.

“La policía está haciendo lo que puede, pero creemos que es necesario contar con algunas regulaciones o leyes adicionales, y sabemos que la Ciudad está trabajando en eso”, concluyó Tompkins.

Turistas sugieren preguntar antes de tomar la fotografía, para evitar malos entendidos.

En números

  • 200-300 dólares en propinas diarias podían recibir los “muñecos” ubicados en el Times Square, en temporadas altas como verano y las fiestas de Navidad y Año Nuevo antes de la regulaciones.
  • 50% ha sido la caída de las “contribuciones” de los turistas por las fotos con los personajes, al cierre de este año, reporta un grupo de 15 encuestados.
  • 40 a 35 muñecos pueden coincidir en la congestionada plaza cada día.
  • 26% de los encuestados por la Alianza del Times Square, en su reporte de 2019, indicaron que fueron “tocados por los muñecos” sin su consentimiento.
  • 425,000 personas diariamente visitan o transitan en promedio por el Times Square, de acuerdo con los reportes de 2019, significando el promedio más alto de los últimos 10 años.
  • 86% de los visitantes locales, nacionales y extranjeros reportaron que tuvieron una experiencia de “buena” o “excelente” seguridad en Times Square en 2019, en contraste con el 67% de los encuestados en 2015.