El costo de cuidados de hijos, la mitad de una hipoteca

El costo de cuidados de hijos, la mitad de una hipoteca
Cuando los niños son muy pequeños el gasto mensual para su cuidado está solo ligeramente por debajo de los $1,000./Archivo
Foto: Getty Images

El precio de la vivienda es muy elevado y en muchas ciudades es inasequible para buena parte de la población, tanto el alquiler como la compra. No obstante y pese al aumento de los precios, en el último cuarto de siglo los costos de vivienda han crecido un 14% mientras que los de tener hijos o estudiar lo hicieron muy por encima de este porcentaje.

De acuerdo a las cifras que maneja Freddie Mac, uno de los costos que más presionan a las familias y reducen su presupuesto para una vivienda es lo que se gasta en el cuidado de los hijos. En los 25 años que transcurrieron desde 1993 a 2018, el precio de cuidar a los más pequeños, desde la comida hasta el cuidado de la salud pasando por lo que se paga a guarderías o cuidadores, ha crecido casi un 49%, según el Bureau de Estadísticas Laborales. Solo el costo de los estudios ha crecido más (un 90%) en ese mismo periodo de tiempo.

Sam Khater, economista jefe de esta entidad financiera –básica para el mercado secundario de las hipotecas–, explica que quienes pagan por el cuidado de los hijos “dedican cantidades que suponen como media la mitad de una hipoteca y casi el 80% de una renta media”.

Las cifras de Freddie Mac apuntan a que las familias destinan unos $715 como media mensual al cuidado de los hijos y cuando estos son muy pequeños este costo puede llegar a los $948.

Los costos de cuidados de niños son mucho mayores para las familias de bajos ingresos. Quienes ganan menos de $1,500 al mes y tienen a su cargo menores de 15 años gastan el 40% en cuidados para estos.

Todas estas cifras son nacionales y varían mucho dependiendo del estado. Son más bajos los costos en Mississippi que en Washington DC que tiene los costos más altos de la Costa Noreste.

Aunque los préstamos para estudiantes han dejado a muchas personas dependiendo de fuertes gastos mensuales y han crecido más que nada, el pago de estos créditos es la mitad de lo que cuesta tener a un niño en casa.