Genaro García Luna negocia declararse culpable y podría ayudar a Gobierno de Estados Unidos

El 21 de enero será la siguiente audiencia del exjefe policiaco mexicano
Genaro García Luna negocia declararse culpable y podría ayudar a Gobierno de Estados Unidos
Un documento de la Corte revela el proceso de negociación de García Luna con fiscales.
Foto: Corte del Distrito Este / Getty

NUEVA YORK – Como secretario de Seguridad Pública a nivel federal en México, Genaro García Luna tuvo acceso a miles de datos sobre la operación de cárteles de las drogas y otro tipo de organizaciones criminales trasnacionales que podrían ser de ayuda para el Gobierno de los Estados Unidos.

Incluso el excolaborador de la administración de Felipe Calderón podría tener detalles de otros exfuncionarios de alto nivel involucrados con organizaciones como el Cártel de Sinaloa y ser de interés del Departamento de Justicia estadounidense.

Documentos de la Corte del Distrito Este de Nueva York revelaron que García Luna y sus abogados decidieron utilizar el periodo marcado hasta el 21 de enero para negociar las condiciones del exsecretario, lo que podría cancelar la opción de irse a juicio bajo beneficios que otorguen autoridades como pago por la ayuda que pudiera ofrecer en otras investigaciones.

“Están involucrados en negociaciones de declaración de culpabilidad, que creen que probablemente darán como resultado una disposición de este caso sin juicio”, apunta el documento 11 del caso United States v. Luna. “Requieren una exclusión de tiempo para centrar los esfuerzos en negociaciones de declaración de culpabilidad”. Precisa que ese periodo tomado sería “sin el riesgo” de que la defensa perdiera la oportunidad de prepararse para un juicio.

El viernes pasado, la jueza Peggy Kuo preguntó a García Luna si estaba de acuerdo en evitar que se contará ese periodo para el inicio de un posible juicio. Él escuchó a la traductora y luego respondió con un simple “sí”.

El 21 de enero, el juez Brian Cogan hará un “resumen” del caso, es decir, informará la situación en la que se encuentra, según los reportes de negociaciones que tenga, así como los procedimientos consecuentes: si el exjefe policiaco mexicano se declara culpable o si se va a juicio.

No es seguro que los fiscales permitan que se den a conocer los términos de las negoaciones, ya que podrían afectar otras indagatorias o la concreción de sus objetivos.

El documento hace doblemente la precisión de que los abogados de García Luna pueden concentrarse en el acuerdo de “culpabilidad”, a fin de evitar el juicio y sin afectar su preparación para la defensa en caso de un proceso ante un jurado.

El exfuncionario mexicano está preso en el Centro de Detención Metropolitano (MDC, por sus siglas en inglés) bajo el número de preso 59745-177, según la Oficina de Prisiones (BOP).

En caso de que el 21 de enero el juez Cogan anuncie que habrá un juicio, éste comenzará máximo 70 días hábiles después de esa fecha.

Según registros oficiales, César de Castro es el único abogado que puede representar a García Luna ante la Corte con sede en Brooklyn.

La representación del mexicano está a cargo de la firma Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, la cual afirma que su cliente es acusado por “corrupción”, por “soborno”, no por “narcotráfico”, pero los registros de la Corte del Distrito Este marcan los cuatro señalamientos, tres relacionados con el tráfico de drogas y conspiración: (1) intento de conspiración – para vender y distribuir narcóticos; (2) conspiración para distribuir narcóticos(3) intento de conspiración – para importar y exportar distribuir narcóticos y (4) falsas declaraciones en relación a su proceso migratorio. Sobre todos se declaró “no culpable”.

El nombre de García Luna surgió durante el jucio a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera en voz de uno de sus socios, Jesús “El Rey” Zambada, quien dijo haberle entregado al menos $6 millones de dólares.