Aumentar tarifas de USCIS es por malicia, no para mejorar el servicio

Comentario públicos a la medida refieren que se trata de un obstáculo más del gobierno de Trump para los inmigrantes
Aumentar tarifas de USCIS es por malicia, no para mejorar el servicio
Foto: John Moore / Getty Images

La propuesta de la administración del presidente Donald Trump de aumentar de forma exagerada las tarifas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) es maliciosa ya que el objetivo principal es poner un obstáculo más a los inmigrantes, refieren analistas que sometieron comentarios públicos en el proceso de implementación de la medida.

El alza que pretende aplicar el gobierno, recalcan, no está encaminada a mejorar el servicio, reducir los tiempos de procesamiento o abatir el rezago de casos migratorios, sino que se trata de una medida más de la administración de Trump para avanzar con una agenda política antiinmigrante.

En cambio, advierten que muchas empresas del país que recurren y requieren de mano de obra extranjera se verán fuertemente afectadas porque tendrán que pagar más por el permiso migratorio para sus empleados al incrementarse el costo de las visas de trabajo en más del 50%.

Además del aumento a las visas de trabajo tipo L y H-1B que costarían $560 y $815 dólares, algunas compañías tendrían que pagar de $4,000 a $4,500 extra por cada solicitud.

El costo para la naturalización subiría de $640 a $1,170 mientras que la residencia permanente pasaría de $1,220 a $2,195.

Entre los comentarios públicos que se hicieron al alza de tarifas de USCIS, etapa del proceso que concluyó el pasado 30 de diciembre, destacan los presentados por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), en los que argumentan que la medida no reducirá los tiempos de procesamiento de casos, ya que no se contempla cambiar las prácticas administrativas que han llevado a la acumulación de expedientes y a prolongar la demora de los trámites.

La falta de dinero no parece ser el problema o la causa del rezago de casos, señalan los expertos y las estadísticas, ya que entre el 2014  y el 2018 el presupuesto de USCIS incrementó en un 30%, sin embargo los tiempos de espera para realizar un trámite se prolongaron en un 91% en ese mismo período.

Es decir, los trámites se demoran al doble a pesar de que USCIS  tiene más recursos y menos carga de trabajo, ya que de 2017 a 2018 la cifra de nuevos casos de inmigración se redujo en más de un millón de solicitudes, de acuerdo con los datos presentados por AILA.