Proponen eliminar términos “ilegal” e “indocumentado” en documentos de la Ciudad de Nueva York

Concejales también piden a la Alcaldía crear un nuevo departamento de asuntos migratorios
Proponen eliminar términos “ilegal” e “indocumentado” en documentos de la Ciudad de Nueva York
Los concejales Menchaca y Domm defienden la creación de un departamento de asuntos migratorios en el Ciudad.
Foto: John McCarten/NYC Council / John McCarten/NYC Council

El Comité de Inmigración del Concejo Municipal analiza un paquete de cuatro leyes que reemplazaría los términos “ilegal”, “indocumentado” y “extranjero”, por  el “no ciudadano” en los documentos, cartas y materiales de la Ciudad. Además, se propone la creación de un departamento de asuntos migratorios que amplíe la actual oficina encargada de estos temas en la Alcaldía de Nueva York.

En la primera discusión, Bita Mostofi, la Comisionada de la Oficina de Asuntos Migratorios del Alcalde, (MOIA)  mostró su apoyo a medias a estas iniciativas de los concejales Carlos Menchaca, Francisco Moya y Daniel Dromm.

“Apoyamos firmemente la propuesta de eliminar el término ofensivo y deshumanizante “extranjero” del Código Administrativo de la Ciudad, siempre que sea posible. MOIA ha estado trabajando en un similar propuesta junto con la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad y el Departamento Legal. Estamos emocionados de ver esto presentado por el Concejo”, precisó la funcionaria.

Ya una medida de la Ciudad, aprobada el año pasado, castiga con multas hasta de $250,000 a quienes llamen a alguien  “extranjero ilegal” o amenacen con llamar a las autoridades de inmigración, cuando están motivados por el odio.

La titular de MOIA señaló que la legislación, tal como está redactada actualmente, necesitaría ser editada para que los cambios no entren en conflicto con leyes federales.

No será un cambio fácil

La propuesta de eliminar el uso de las palabras “extranjero” o “ilegal” de los documentos de las agencias de la Ciudad, expuesta por el concejal Francisco Moya, también encontró resistencias dentro del mismo cuerpo legislativo municipal.

En el tablero contrario, el concejal republicano Joe Borelli de Staten Island, rechazó la medida en una expresión muy corta: “Aquí ya estamos, en el 2020, prohibiendo palabras”.

Moya defiende la iniciativa porque a su juicio las “palabras importan y el lenguaje que nosotros usamos o escogemos usar tiene poder y consecuencias. Implica el trato que se da a los individuos bajo términos que los describan como los seres humanos que son”.

Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina de la Alcaldía para Asuntos Migratorios (MOIA).

El presidente del Concejo Corey Johnson también tomó partido en este debate.

“Proteger a los inmigrantes y expandir los servicios para nuestras comunidades es una de mis principales prioridades. Apoyo la creación de un nuevo departamento y abolir el término arcaico ‘extranjero’. Los neoyorquinos deben ser tratados como lo que son. Especialmente en un momento, en que están siendo atacados por la Administración Trump“, expresó.

Un nuevo departamento: ¿sí o no?

Pero, la creación de una estructura departamental mayor, que amplíe y a la vez concentre todos los esfuerzos relacionados con las políticas del gobierno local, para dar soporte y defender en varios frentes a  las comunidades de inmigrantes, no recibió el mismo respaldo de Mostofi. La funcionaria, sin rodeos, sugirió mantener la actual oficina, tal como está.

“Si bien estamos de acuerdo con la necesidad de recursos y servicios continuos para nuestros  inmigrantes neoyorquinos, no creemos que tenga sentido gastar recursos para dirigirla a la infraestructura, que implica  un departamento cuando podemos utilizar el presupuesto en otros beneficios”, subrayó.

Los concejales insisten que un departamento, tal como lo proyectan en la legislación, podría dar más permanencia y continuidad a las políticas a favor de los inmigrantes. Y pondría a la nueva estructura más al escrutinio del Concejo.

El concejal de Queens Daniel Dromm, defendió la propuesta legal con el argumento de que un departamento tendría mucho más peso y estaría sujeto a una mayor supervisión del presupuesto.

“Mi temor es claro. Si mañana tenemos otro alcalde con un comisionado de inmigración que no está tan comprometido, entonces perderemos todos los avances que hemos alcanzado en la ciudad”, dijo Dromm, uno de los artífices de la idea de crear este nuevo departamento.

En la misma línea, el presidente del Comité de Inmigración Carlos Menchaca, insistió que si esta oficina se redimensiona, la Cámara podría contar con más información sobre sus actividades.

“Mientras discutimos los problemas, debemos reconocer a nuestros vecinos inmigrantes como pilares centrales de nuestras políticas, ya que está vinculado al éxito de nuestra ciudad”, puntualizó el concejal en la audiencia.

MOIA fue creada por la Alcaldía por referéndum en 2001. Desde entonces, a través de múltiples enlaces comunitarios y agencias, ofrece múltiples servicios a casi el 40% de los neoyorquinos, que son inmigrantes o hijos de inmigrantes.

Los 4 proyectos:

  • Se propone una ley que reemplazaría el término “extranjero” con “no ciudadano” siempre que se refiera a personas no ciudadanas en la Carta de la Ciudad y el Código Administrativo y prohíba a la Ciudad usar los términos “extranjero”, “extranjero ilegal” o “inmigrante ilegal” en su leyes, documentos o materiales a menos que haga referencia a una ley o programa federal.
  • Se discute una ley que convertiría la actual Oficina de Asuntos de Inmigrantes dentro de la oficina del alcalde (MOIA) en un Departamento de Asuntos de Inmigrantes separado.
  • El otro proyecto enmendaría la ley local que establece un grupo de trabajo interinstitucional sobre asuntos de inmigrantes.
  • También se inicia la discusión de la legislación municipal que requiere la presentación de informes por parte de la oficina de asuntos de inmigrantes (MOIA).