Se intensifica campaña de combate al fentanilo en Staten Island

El fiscal del distrito, la fiscal especial antinarcóticos y el NYPD se unen para detener el tráfico de la mortal droga desde China a la ciudad de Nueva York

NUEVA YORK.- El congresista Max Rose, junto al fiscal del distrito de Richmond, Staten Island, Michael E. McMahon, anunciaron ayer una agresiva campaña para combatir la epidemia de opioides y detener el flujo de fentanilo ilícito hacia los Estados Unidos y la ciudad de Nueva York.

“Detener el consumo de fentanilo en nuestra comunidad y terminar con la epidemia de opioides es una prioridad para todos nosotros, porque se nos han quitado demasiados niños, padres, hermanos y seres queridos. Gracias a nuestras acciones colectivas y coordinadas, estamos obteniendo resultados”, dijo Rose.

En una rueda de prensa a la que además asistió Bridget G. Brennan, fiscal especial de narcóticos de la ciudad y funcionarios del Departamento de Policía de Nueva York, Rose ofreció detalles de su legislación que se promulgó recientemente para sancionar a las compañías farmacéuticas chinas por producir fentanilo ilícito, así como su exitoso esfuerzo para aumentar los fondos federales para la prevención, tratamiento y servicios de recuperación de opioides que se convirtieron en ley.

Pastillas de fentanilo, producidas en China.

A su turno, el fiscal de distrito McMahon señaló que el fentanilo estaba presente en aproximadamente el 61% de las sobredosis confirmadas que se han investigado a través de la Iniciativa de Respuesta a Sobredosis de su oficina en 2019.

“El fentanilo sigue siendo una fuerza impulsora detrás de la mayoría de las sobredosis fatales que hemos visto en Staten Island y es esencial que todos los niveles de gobierno se unan y hagan todo lo que esté a nuestro alcance para eliminar esta sustancia mortal de nuestras calles”, dijo el fiscal McMahon.

Al mismo tiempo, el fiscal McMahon, el congresista Rose y la fiscal de narcóticos Brennan renovaron los llamados a la Legislatura estatal para que inmediatamente mediante una ley, se prohíba todos los análogos de fentanilo y hacer cambios a las recientes reformas de fianza para proporcionar discreción judicial.

Según ese nuevo estatuto, incluso los acusados ​​arrestados por delitos graves A-1 por posesión y venta de drogas, no son elegibles para la libertad bajo fianza.

Entre tanto, la fiscal especial de narcóticos, Bridget Brennan destacó que el fentanilo es responsable de más muertes relacionadas con opioides en la ciudad de Nueva York que cualquier otra sustancia. Brennan agregó que los fabricantes farmacéuticos chinos son la principal fuente de variaciones de fentanilo fácilmente obtenibles, y hay que buscar responsabilizarlos para salvar vidas.

“Agradezco al fiscal de distrito McMahon por sus esfuerzos para revertir la epidemia de opioides que se ha cobrado tantas vidas en Staten Island y por su liderazgo al exigir la prohibición de todos los análogos de fentanilo y presionar para revertir los cambios a las leyes de fianzas que ayudan a los narcotraficantes”.

El comisionado del NYPD, Dermot F. Shea, comentó que la afluencia de fentanilo en las comunidades ha alcanzado un punto de crisis y ha causado un sufrimiento inconmensurable a las familias de toda la región.

“Mientras las personas, donde sea que se encuentren, estén involucradas en traer fentanilo a nuestra ciudad, la policía de Nueva York y nuestros socios trabajarán sin descanso para detener esta amenaza a la seguridad pública”, insistió Shea.

Alcance de la ley contra el Fentanilo

La Ley bipartidista de Sanciones contra el Fentanilo patrocinada por el congresista Rose, que se promulgó recientemente como parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional, combatirá el flujo ilícito de fentanilo en las comunidades al presionar al gobierno chino para que cumpla su compromiso de hacer que todo el fentanilo sea ilegal y proporcionar a Estados Unidos más herramientas y recursos para perseguir a los traficantes ilícitos en China, México y otros países mediante sanciones y otras medidas.

Luego de un impulso bipartidista liderado por Rose y apoyado por el fiscal distrital McMahon para obtener el financiamiento “más alto posible” para la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA), la agencia federal más importante en la lucha contra la crisis de opioides, el Congreso aumentó los fondos en $ 140 millones en la reciente legislación de financiación que se convirtió en ley.